Edgar Fonseca, editor

“Lamentablemente mi remoción y la eventual salida de otros cargos de relevancia institucional se explican por un tema político”.

Con estas palabras la destituida gerente general del ICE, Hazel Cepeda Hodgson, atribuyó ayer a factores políticos la decisión tomada por el Consejo Directivo del Instituto Costarricense de Electricidad de revocar, de forma unánime, su nombramiento.

Cepeda convocó a conferencia de prensa e insistió en el trasfondo político de su remoción y de otros cargos, entre ellos tres directivas, que acudieron a Sala IV ante lo dispuesto por la máxima jerarquía institucional.

“La eventual ilegalidad de todas estas decisiones podría traer severas consecuencias para la sostenibilidad del ICE”, alertó.

“Como lo he demostrado aquí, el ICE navegaba, a pesar de las turbulencias, hacia un buen puerto gracias al trabajo profesional y sensato de los equipos comprometidos con la empresa”, destacó.

“La destitución no es un tema de malos resultados. Fue arbitraria y por ello inexplicable”, denunció.

Se vienen tiempos complejos

“Ahora más que nunca, es imperativo seguir vigilando al ICE. Se advierten tiempos muy complejos”, remarcó ante los medios.

Según Cepeda, en próximas semanas, se utilizará la nueva mayoría temporal del Consejo Directivo del ICE para tomar determinaciones sin el conocimiento institucional y el fundamento técnico en materias estratégicas, “tremendamente delicadas para el país y la empresa”.

“La consigna — aseguró– es utilizar cualquier portillo para saltarse el diseño institucional establecido en nuestro marco jurídico que previene que una autoridad política, cualquiera que sea, tome decisiones en una institución autónoma, sin consensos, o sin la debida consideración de aspectos técnicos, financieros y jurídicos”.

Ignorada por el nuevo presidente ejecutivo

Cepeda afirmó que fue ignorada por el nuevo presidente ejecutivo, Marco Acuña Mora, con quien tuvo una friccionada relación.

“Desde su ingreso a la institución, el nuevo presidente ejecutivo ignoró mis solicitudes de reunión para explicarle, de forma amplia y detallada, el estado de las operaciones y negocios del ICE, una práctica sana e indispensable en una corporación de semejante tamaño”, aseveró.

Dijo que el nuevo jerarca se limitó a pedir una gran cantidad de informes de temas altamente complejos, con tiempos de respuestas de uno a tres días.

“No hubo tampoco ningún espacio de diálogo y exposición”, ahondó.

“Esta dinámica –enfatizó la gerente saliente– se ha repetido con todos los gerentes de la institución”.

Según Cepeda, su destitución no es producto de malos resultados.

“Todo lo contrario”, resaltó.

En un desglose de sus labores, detalló:

-87 procedimientos por presuntas anomalías

-26 medidas cautelares impuestas a funcionarios

-eliminación de 44 jefaturas y pasar de 216 a 172 puestos jerárquicos

La destitución fue unánime

El ICE informó ayer a las 7:07 a.m. que la destitución de Cepeda fue acordada de manera unánime por el Consejo Directivo de la entidad en la sesión 6526 del martes 7 de junio de 2022.

Acordaron revocar de forma unánime revocar el nombramiento Cepeda Hodgson, y dar por terminado su contrato de trabajo. La decisión es efectiva a partir de hoy (ayer) 8 de junio de 2022, citó un comunicado oficial.

Para ello derogaron el acuerdo tomado en el artículo 2 del Capítulo I de la sesión 6329 del 18 de julio de 2019, correspondiente al nombramiento de la hasta ayer gerenta general.

Tras equipo de confianza

La destitución fue justificada en la necesidad del nuevo presidente ejecutivo de contar con un equipo gerencial de confianza.

El ICE aseguró que la revocatoria se encuentra apegada al marco normativo de la entidad.

Respondió a la necesidad expresa de la Presidencia Ejecutiva y otros miembros de dicho Consejo de contar con un equipo gerencial de confianza, que permita la ejecución de un plan estratégico renovado, remozado y actualizado, añadió el comunicado oficial.

Como nueva gerente general nombraron de manera interina a Ileana Vanessa Castro López –funcionaria de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL)– quien asumió ayer.

Informaron que Castro se mantendrá hasta que el Consejo Directivo realice un nombramiento definitivo.

La nueva gerente general interina, detallaron, es bachiller en administración de negocios, licenciada en contaduría pública y licenciada en derecho. Además, cuenta con experiencia en banca, fideicomisos y temas del sector eléctrico.

Indemnizaciones por hasta ¢1.200 millones

El ICE atribuyó a la exgerente un proceso de reorganización, carente de costo-beneficio, que le puede generar a la entidad reclamos de indemnizaciones por unos ¢1.200 millones.

Según el informe emitido por la Auditoría Interna del ICE AI/69/GESTIÓN/INFOR/A.6.1/2020 se concluyó que la misma carece de un estudio integral costo-beneficio, tal y como lo advirtió la Procuraduría General de la República en el dictamen C-180-2021. Esta omisión fue ratificada por la Contraloría General de la República en la resolución DFOE-CIU-143, lo que implicó que no se conozcan los costos y los beneficios que motivaron la decisión, ratificó la entidad en un segundo comunicado a las 12:46 p.m. de ayer.

El ICE sostiene que contrario a lo informado por la ex Gerente General al momento de someter a aprobación del Consejo Directivo la reorganización, recientes resoluciones suyas reconocen la procedencia de indemnizaciones al personal removido de sus cargos. Según cálculos de la Gerencia de Operaciones y Logística del ICE, estas indemnizaciones ascenderían a la suma de 1.200 millones de colones, cuando inicialmente se consideró que no habría ninguna.

La Administración del ICE valora todos los elementos para investigar y eventualmente verificar la existencia de responsabilidades en este tema, anunciaron oficialmente.