Edgar Fonseca, editor/Foto La Prensa, Managua

El caso del médico nicaragüense, Rommel Meléndez, quien sobrevive como mesero de restaurante en San José, es apenas uno de los miles que registró Costa Rica en el año 2018. Según datos oficiales, la migración de nicaragüenses se disparó a niveles históricos en ese año, destaca un informe del diario La Prensa de Managua.

“Pasamos de recibir poco más de 6,000 solicitudes en 2017, la gran mayoría de personas de nacionalidad venezolana, y a partir de la situación política que se presenta (en Nicaragua) en los primeros meses de 2018 esa realidad cambió”, indicó a la Voz de América el subdirector de Migración y Extranjería de Costa Rica, Allan Rodríguez.

En 2018, Rodríguez se desempeñaba como jefe de la Unidad de Refugio de esa institución y afirma que la migración de nicaragüenses los hizo incluso reinventarse y establecer un sistema de citas para la atención de ese flujo que incluso “superó en su momento la capacidad institucional”, cita La Prensa.

“Es así como nosotros, de 2018 a la fecha, hemos recibido más de 180,000 solicitudes de refugio”, dijo el funcionario.

La cantidad de solicitudes ha llevado a que se alarguen los procesos y entrega de documentación para los que solicitan refugio. Además se han reportado casos de xenofobia.

Lea además: Por qué no es buen momento para migrar a EE. UU. por la frontera y qué esperar con la Declaración de Los Ángeles de Biden

El doctor Meléndez señala que en su caso “son esporádicos los comentarios de xenofobia” que ha vivido. “Quizás una o dos ocasiones he sentido un grado de xenofobia, pero en zonas rurales, pero en la ciudad, casi nula”, afirma.

Sin embargo, considera que como migrante la situación de vivir en un país ajeno le dificulta la posibilidad de tener nuevas oportunidades. Por ello, dice, debería existir un mayor apoyo por parte de organizaciones.

“Los desafíos en el Día Internacional del Migrante es que tomen muy en cuenta nuestra situación, a pesar que han brindado apoyo, ha sido muy escaso”, lamenta el galeno quien considera que “en Nicaragua hay una tragedia, un éxodo”.

Las autoridades de Migración y Extranjería de Costa Rica indican que han buscado las alternativas para acelerar el apoyo a los nicaragüenses, que representan el 89 % de las solicitudes de refugio, seguido por un margen muy bajo de venezolanos, colombianos y salvadoreños.

“A la crisis política se suma la económica. La dictadura que reprime, y la situación económica. Cada día los precios están por las nubes. La canasta básica es un ejemplo de eso”, dice Meléndez, el doctor devenido en mesero. En su opinión, la migración continuará en aumento.

Especial PuroPeriodismo: La Prensa, Managua