Edgar Fonseca, editor/Foto Guardacostas Seguridad R

Una lancha pesquera que ocultaba casi una tonelada de cocaína en un cargamento de pescado fue capturada en sector de Cabo Blanco, Puntarenas, por oficiales de Guardacostas de Seguridad Pública en una operación conjunta con OIJ y patrulleras de EE.UU.

La captura se ejecutó tras tres días de persecución, confirmó el viceministro de Seguridad, Martín Arias Araya.


Destacó que se trató de una operación muy compleja que implicó una gran coordinación interinstitucional e internacional, la cual demoró tres días.


Identificó a la nave interceptada como una embarcación de pesca artesanal de nombre MAKY E, con matrícula de Puntarenas P-10478, ubicada aproximadamente a 120 kilómetros al sur del puerto de Caldera, en aguas ubicadas frente a Cabo Blanco, Pacífico norte.

Su capitán fue identificado como un nicaragüense de apellido Mojica, de 44 años, buscado por autoridades judiciales de Puntarenas, por supuesta tentativa de homicidio. Dicho individuo tiene residencia permanente en el país.


Oculta entre pescado


Según el reporte oficial, tras realizar una inspección de la embarcación, las autoridades lograron encontrar, dentro de las hieleras, gran cantidad de paquetes que estaban ocultos bajo una carga de pescado.


Los tripulantes fueron identificados como tres costarricenses de apellidos Torrentes, de 41 años, Duarte, de 35 años y Fallas, de 39 años y el capitán Mojica.


La lancha, junto con la droga y los detenidos, fue llevada hasta la Estación de Guardacostas de Caldera, Esparza, Puntarenas, cerca de la 1 a.m. de hoy, tras lo cual los agentes judiciales y oficiales del Guardacostas se abocaron a realizar el conteo de la droga y demás diligencias, lo que permitió determinar que se trataba de poco más de una tonelada de cocaína, ratificó Seguridad. 


El OIJ, añadieron, está a cargo de las pesquisas correspondientes.