Edgar Fonseca, editor/Foto GuanaNoticias

“Agarraron a toda mi familia, en apariencia nos confundieron porque en estás casas antes vivía una gente que supuestamente andaban en asuntos de drogas, pero al final me mataron a mi mamá, 2 hermanos, un primo, un cuñado y un primo que está herido”.

Así narró el nicaragüense, Oniel Rayo Cardoza, al sitio GuanaNoticias, la tragedia que los sorprendió la noche del sábado en El Silencio de Huacas, Santa Cruz, Guanacaste cuando, su familia entera fue muerta a balaZos por al menos tres individuos, dos de ellos detenidos.

“Esto es una situación dura para todos, ahí están todos tirados en el suelo, pobre mi madre, me siento muy mal, no sé qué hacer”, relató Rayo quien junto a sus parientes tenían una semana de haber ingresado al país en busca de trabajo. Varios de ellos ya estaban laborando en construcción mientras otros exploraban en qué colocarse.

Según dicho sitio, en apariencia los homicidas buscaban a otras personas y confundieron a sus víctimas.

La acción la habrían perpetrado por un supuesto ajuste de cuentas narco, la mayor causa de homicidios en lo que va del año en el país, según cifras del OIJ.

En apariencia los sospechosos, ambos de la Provincia de Limón, venían siguiendo a una familia con la que mantienen disputas por temas ligados al narcotráfico, sin embargo, llegaron a la vivienda equivocada, cita el medio.

Esa casa nos gustó

“Nosotros todos somos nicaragüenses, vivíamos 8 personas en esa vivienda, esta casa nos gustó y apenas teníamos una semana de estar en este lugar, antes vivíamos en Villarreal y decidimos cambiarnos”, narró Rayo al noticiero regional.

“Agarraron a toda mi familia, en apariencia nos confundieron porque en estás casas antes vivía una gente que supuestamente andaban en asuntos de drogas, pero al final me mataron a mi mamá, 2 hermanos, un primo, un cuñado y un primo que está herido, esto es una situación dura para todos, ahí están todos tirados en el suelo, pobre mi madre, me siento muy mal, no sé qué hacer”, ratificó.

“Nosotros veníamos a trabajar, y andábamos buscando, aún no salimos del asombro, le solicitamos ayuda a las personas de buen corazón para que nos colaboren para llevar los cuerpos hacia la frontera, me siento muy mal”, añadió.

Para este ciudadano nicaragüense, el tema ahora es repatriar los cuerpos de todos sus congéneres para darle paz a sus restos, destacó el medio.