Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter LDACR

La intuición para mí es clave en el entrenador y eso no se aprende“.

Así sentencia su visión de director técnico el uruguayo Fabian Coito Machado, quien aunque debutó ayer en las gradas por trámites laborales pendientes, palpó en el vacío estadio del archirrival Saprissa, el estado de ánimo, de actitud y de capacidad de Alajuelense tras el sonado fracaso de hace 15 días por el título ante Cartaginés.

Otro trago amargo en una inédita saga de casi 10 años de reveses para los erizos.

Prudente y realista de partida en las expectativas rojinegras, Coito, de amplia trayectoria en la formación de valores uruguayos pero sin mayores laureles en equipos de primera división, expuso su pensamiento de técnico en una entrevista que concedió al sitio El Observador de Montevideo en 2020, atrapado por la pandemia, mientras dirigía la selección Sub-20 de su país con un ciclo de 12 años.

Luego se embarcó en la fase eliminatoria para el Mundial Catar con la Selección de Honduras de la que salió, tras un periplo de dos años y medio, el 14 de octubre de 2021 con los catrachos al filo de la eliminación, como finalmente ocurrió.

Su carrera de futbolista, como defensor, se extendió de 1982 a 1999 con equipos de Uruguay, Perú, Chile, Honduras y México.

Su único capítulo como director técnico en primera división se remonta a 2004 con el Central Español Futbol Club de Montevideo, hoy en segunda división.

La afición manuda no lo pasa por alto.

“Es un desafío para cualquier entrenador estar en equipos compuestos de tanto nivel, que tienen objetivos tan altos”, reconoció Coito apenas llegó al aeropuerto Santamaría el sábado 16 de julio.

Entrenar no es adivinanza

Para el charrúa entrenar no es cuestión de adivinanza, admitió en la referida entrevista con El Observador.

“Tampoco puede ser adivinanza y tiene que estar apoyada en conocimiento, en capacitación. Eso es clave para combinarla con esa cosa que cada uno tiene y armar el mensaje que el futbolista está esperando. Ahí puede ser un poco el rasgo distintivo de los entrenadores, porque si no alcanzaría con estudiar y tener valores, hablar lindo, ser una buena persona. Sin embargo, los entrenadores exitosos tienen algo que los diferencian de los demás.

“Cuando descubrí la importancia del análisis a través de los videos, de compartir la información con los jugadores, de lo que te muestra sobre tu equipo, como organizar los entrenamientos de acuerdo a la idea que vos querés de jugar, toda esa evolución que me parece que es natural, que lindo hubiera sido haberla hecho más rápido, pero no sé si hubiera sido posible porque es parte de la evolución de las personas”.

Especial PuroPeriodismo: El Observador, Montevideo, Uruguay