Edgar Fonseca, editor

El alto apoyo registrado para la gestión de gobierno del presidente, Rodrigo Chaves, no es un “cheque en blanco para actitudes autoritarias”, advierte el informe de la más reciente encuesta CIEP-UCR, revelado este miércoles.

Chaves logra un respaldo de 79% a su gestión tras los primeros 100 días de gobierno, por encima del apoyo en todo el periodo al anterior gobernante, Carlos Alvarado, PAC.

El respaldo de los ciudadanos se extiende a su gobierno con 71% de apoyo.

Costo de la vida, situación económica, desempleo y corrupción, son los temas de mayor inquietud para la población tica, según el estudio.

No es un cheque en blanco para actitudes autoritarias

La alta popularidad inicial del nuevo gobierno rompe con la tendencia dominante en los últimos años en relación con las valoraciones ciudadanas sobre el Ejecutivo, pero que esa popularidad no es un “mandato ciudadano” a favor de un gobierno que se salte las normas de la democracia, advierte CIEP-UCR al tiempo que destacan que en la reciente coyuntura electoral creció el respaldo a la democracia en el país.

No confirma la existencia de “un cheque en blanco” a favor de un gobierno con actitudes autoritarias y, por el contrario, se ha reforzado la exigencia ciudadana de que cumpla con esas normas y prácticas de la democracia, ratifica el análisis.

Mayor respaldo a democracia en últimas dos décadas

El principal hallazgo en esta materia es que, en el 2022, el respaldo ciudadano a la democracia aumentó en la coyuntura electoral reciente, ubicándose en un nivel alto considerando las dos primeras décadas del siglo XXI. En efecto, en agosto de 2022, el respaldo a la democracia incrementó a 70 puntos en una escala 0-100. En esta escala entre mayor sea el valor, se aumenta el apoyo ciudadano al sistema político . Esta cifra es la segunda más alta en el presente siglo, sólo superada por la registrada en abril de 2020, a un mes de la pandemia, destaca el estudio.

Los datos recopilados revelan que el apoyo a la democracia es generalizado entre los diferentes sectores de la población, y no es exclusivo de algunos grupos sociales. Tampoco hay diferencias en el apego a la democracia según la calificación del gobierno, con la excepción del grupo de personas que califican al gobierno con la peor nota, pero este es un grupo pequeño.


GRÁFICO 2. ÍNDICE DE APOYO PROMEDIO AL SISTEMA POLÍTICO EN COSTA RICA. 1978-2022

Fuente:Encuesta de Opinión Pública ECP y CIEP-UCR Agosto de 2022



Evaluación del gobiernoPorcentaje de personasApoyo a la democracia
Muy mala2.5%60
Mala5.8%65
Regular19.0%69
Buena49.3%72
Muy buena23.5%70

Fuente:Encuesta de Opinión Pública ECP y CIEP-UCR Agosto de 2022


Según CIEP-UCR, la determinación del apoyo ciudadano promedio a la democracia es importante como indicador general, pero debe ser complementado por otros indicadores más desagregados. La razón es muy simple: una cifra promedio no da cuenta de las diferencias que puede haber dentro de una población y no capta la posible existencia de un segmento poblacional más o menos importante con actitudes contrarias a la democracia. Por ello, un segundo indicador relevante son los perfiles ciudadanos de apoyo a la democracia, que permiten identificar y comparar las creencias específicas de grupos determinados dentro de la ciudadanía. En este sentido, como la creencia en la democracia no es un asunto binario, es importante saber si el incremento mencionado se basa en el crecimiento de grupos de ciudadanos más afines con la democracia, el panorama ideal, o si ocurre a costa de que grupos sociales con posiciones más críticas con el sistema político hayan crecido y marginado a los creyentes más fieles con la democracia.

En encuestas anteriores se ha utilizado una novedosa tipología que clasifica a las personas en un continuum que va desde los más fieles creyentes en la democracia, los que se posicionan a mitad del espectro, hasta los que se localizan en el otro extremo, es decir, aquellos que muestran las más radicales conductas antisistema. El resultado es un conjunto variado de perfiles ciudadanos de apoyo a la democracia; es decir, varios grupos ordenados según como se posicionan en ese apoyo al sistema. En principio, puede haber tantas combinaciones de grados de apoyo y tolerancia política como personas. La clasificación es lo suficientemente depurada como para observar sutiles pero sustantivas diferencias entre los grupos.

El análisis de largo plazo muestra un deterioro de los perfiles de mayor apoyo a la democracia, los demócratas liberales y losdemócratas semiliberales, es decir, aquellos que respaldan fuertemente a las autoridades de gobierno (sin importar el partido al mando) y tolerantes (al menos medianamente) de las diferencias sociales. Por otra parte, las personas “demócratas a medias”, denominados ambivalentes por sus actitudes contradictorias con la democracia, aumentaron en comparación con inicios de siglo.

Se recuperó el apoyo

El informe resalta que en la coyuntura electoral reciente, hubo una recuperación del apoyo ciudadano a la democracia, con una ampliación del peso de los perfiles demócrata liberal. Este “rebote” frenó el desplazamiento del centro de gravedad de los fieles adeptos a la democracia hacia individuos que poseen actitudes contradictorias hacia ella. Según los resultados de las mediciones más recientes (agosto 2022), no hay indicios de regresiones en materia de creencia ciudadana sobre la democracia durante la coyuntura previa y durante las elecciones.

En resumen, si bien es cierto que en las dos primeras décadas de este siglo se produjo una transición hacia una comunidad política en la que prevalecen perfiles de ciudadanos más escépticos con el sistema, en las últimas mediciones se detuvo, al menos temporalmente, la fuga de los seguidores más fieles del régimen hacia los sectores que se caracterizan por un menor apego a la democracia, evitando así reacciones anti-democráticas en la ciudadanía. Este resultado revela una postura más democrática de la sociedad frente al nuevo gobierno y da una señal positiva de control y activismo ciudadano.

No se registran diferencias entre los perfiles de apoyo a la democracia y la forma en la que evalúan la gestión gubernamental. Puntualmente, los demócratas liberales aprueban con un 74% la gestión mientras que los ambivalentes la respaldan con un 72%.


GRÁFICO 3. EVOLUCIÓN DE LOS PRINCIPALES TIPOS DE DEMÓCRATAS EN COSTA RICA (en porcentajes)

Fuente:Guzmán, 2022, a partir de Gómez, 2019 con datos del Barómetro de las Américas y el CIEP, varios años


Un tercer indicador que permite dar contexto a cualquier cifra sobre la popularidad de un gobierno son las actitudes políticas de la ciudadanía frente a sus líderes y las decisiones que éstos adoptan. En otras palabras, ¿qué están dispuestas a aceptar las personas de sus gobernantes? La combinación de alta popularidad de los líderes políticos con una ciudadanía complaciente con las acciones y decisiones de sus élites, es una mala combinación para la supervivencia de la democracia.

Aunque el apoyo a las instituciones democráticas en una sociedad sea alto, y, además,aunque predominen grupos ciudadanos más afines con la democracia, pudiera ser que muchas personas tengan una fuerte disposición a apoyar acciones coyunturales de sus líderes que irrespetan las reglas de la convivencia democrática con el fin de alcanzar ciertos objetivos. Por ello, en esta oportunidad se indaga si la población costarricense respaldaría algunas acciones o decisiones anti-democráticas, consigna el estudio.

El principal hallazgo en este tema es que no hay evidencia de que la sociedad costarricense tenga una mayor disposición de apoyar medidas que van en contra de las reglas establecidas, a pesar de que en esta misma encuesta 6 de cada diez entrevistados afirmó que es muy bueno o bueno tener un líder fuerte en el gobierno, incluso si ese líder no cumple del todo con las leyes para conseguir resultados.

Como se aprecia en el cuadro 10, las actitudes políticas de la población favorecen aquellas medidas democráticas y que respetan el ordenamiento jurídico, por encima de la disposición hacia aquellas acciones que no lo son o que contravienen las reglas. Además, cuando se divide a la población en dos grupos, aquellos que votaron por Rodrigo Chaves en segunda ronda y los que le ponen la nota más alta a la gestión de gobierno, los resultados son muy similares con algunas variaciones, sobre todo en materia del respeto a las decisiones de los jueces, aunque con una ligera mayoría de quienes prefieren las medidas democráticas.


El gobierno debe…Total PoblaciónVotaron por ChavesEvalúan mejor al gobierno
Cumplir las leyes78%72%75%
Ignorar las leyes que obstaculicen22%27%25%
....
Hacer caso a las decisiones de los jueces63%54%57%
No debe hacer caso a las decisiones de los jueces37%46%43%
....
Trabajar con los partidos de la Asamblea Legislativa75%73%73%
Dejar de lado a los partidos en la Asamblea Legislativa25%27%27%

Fuente:Encuesta de Opinión Pública ECP y CIEP-UCR Agosto de 2022


En síntesis, las principales conclusiones de este análisis es que la alta popularidad inicial del nuevo gobierno rompe con la tendencia dominante en los últimos años en relación con las valoraciones ciudadanas sobre el Ejecutivo, pero que esa popularidad no es un “mandato ciudadano” a favor de un gobierno que se salte las normas de la democracia. No confirma la existencia de “un cheque en blanco” a favor de un gobierno con actitudes autoritarias y, por el contrario, se ha reforzado la exigencia ciudadana de que cumpla con esas normas y prácticas de la democracia, ratifica dicho análisis.

Fuente: Encuesta de Opinión Pública ECP y CIEP-UCR Agosto de 2022