Edgar Fonseca, editor

El magistrado Fernando Cruz, quien presidió la Corte Suprema de Justicia hasta el 31 de julio, defendió hoy la lucha por la independencia judicial como una de sus prioridades de gestión.

Así lo expuso en su informe de labores ante Corte Plena este lunes.

Cruz dejó su cargo tras ejercer desde agosto 2018.

Continuará como magistrado titular de la Sala Constitucional en la que tiene nombramiento hasta 2028. Ejerce como tal desde 2004. Su trayectoria judicial arrancó como Agente de Faltas y Contravenciones en Alajuela en 1972.

“La independencia judicial y el respeto a su autonomía, debe ser una construcción constante de todos los Poderes del Estado, en el respectivo marco de sus competencias”, remarcó Cruz quien el 20 de junio sostuvo tal posición tras una fuerte crítica que les hizo el presidente Rodrigo Chaves por causas que se siguen en contra suya en el Poder Judicial, entre ellas una de supuesto financiamiento irregular de su campaña.

Cruz anunció que no postularía a la reelección en la presidencia del Poder Judicial el 4 de julio, dos semanas después de la audiencia con el presidente Chaves.

En su informe de labores de hoy, también reconoció la necesidad de la la eficiencia y la celeridad y la mejora de la calidad de la justicia, en alusión a los cuestionamientos que hizo el mandatario.

“Este ha sido nuestro reiterado compromiso con el país y el que ha asumido Corte”, agregó.

En materia de acciones contra la corrupción, según Cruz, entró en funciones de la Oficina de Cumplimiento, cuya función debe fortalecerse y que propone un control preventivo en el tema de los conflictos de interés, así como la entrada en vigor del Reglamento de Gestión Adecuada de los Conflictos de Interés, para asegurar la imparcialidad en el actuar judicial, sin distingo de puestos.

Afirmó que debe mantenerse el ejercicio de rendición de cuentas tan particular que brinda el Estado de la Justicia, que es el someterse a la evaluación de un órgano externo, que examina y valora con plena independencia al sistema judicial.

El relevo de dicho magistrado deberá elegirse en las próximas semanas, una vez que Corte Plena comunique a la Asamblea Legislativa de la vacante en la presidencia.

Reformas postergadas

Según Cruz, de las 22 propuestas de reformas urgentes al Poder Judicial, que impulsó desde 2019, se alcanzó en su gestión un 81% de avance, con la aprobación de 18 de éstas.

Quedaron pendientes, detalló, reformas de igual trascendencia como la propuesta de reforma al sistema de nombramiento de magistrados y magistradas, el plan para concentrar a la Corte en aspectos macro de gobierno judicial y definición de políticas generales y el reglamento para la regulación del proceso de carrera, selección y nombramiento de la Defensa Pública, que garantice la transparencia y objetividad, criterios objetivos como calificaciones, experiencias, desempeño, antigüedad, capacitaciones, grados académicos e idoneidad.

“Mi prioridad ha sido ejecutar acciones institucionales enfocadas en el fortalecimiento de la independencia judicial, la transparencia administrativa, la lucha contra la corrupción, el uso de la tecnología en la administración de justicia y afrontar la mora judicial en tiempos tan difíciles como los que vivimos actualmente con la pandemia por el COVID-19 y limitaciones presupuestarias”, sostuvo.

Resaltó los avances en materia de transparencia, rendición de cuentas, acceso a la información, protección de grupos vulnerables y derechos humanos, igualdad de género, justicia abierta, así como la lucha contra la corrupción y el crimen organizado.

También destacó el impulso de la tecnología para garantizar la continuidad de los servicios judiciales, en la atención de la pandemia fue una prioridad; la aprobación de protocolos para regular las audiencias virtuales en diversas materias impidió la parálisis de la justicia frente al COVID-19, así reconocido en el Estado de la Justicia 2022.