PuroPeriodismo/Foto Confidencial, Managua

El obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí, monseñor Rolando José Álvarez, salió a las calles y con el Santísimo en sus manos predicó, oró y cantó alabanzas frente a un nutrido grupo de agentes policiales, que desde la mañana de este jueves 4 de agosto impuso un cerco en torno a la Curia Arzobispal de Matagalpa —donde el líder religioso— y bloqueó el ingreso a sacerdotes, feligreses, personal del coro y medios de comunicación católicos que llegaron temprano al edificio, informa el sito Confidencial de Managua.

En una transmisión En Vivo, a través de TV- Merced, se observó que la Policía ha instalado todo un dispositivo: dos oficiales armados custodian la puerta de la Curia, una patrulla con otros agentes están al frente y en la esquina, están unos cinco policías de tránsito.

El prelado caminó entre los oficiales, orando, cantando y rogando porque cesara la intimidación. “Porqué meten zozobra en la población, porqué agitan los corazones de un pueblo trabajador, de un pueblo fiel, de un pueblo bueno, de un pueblo sencillo, de un pueblo amable, como es el nicaragüense”, clamó el sacerdote, según dicho sitio.

Demandó a la Policía que les permitan trabajar en sus obras pastorales. Que faciliten el ingreso a los sacerdotes, a los colaboradores a la Curia para que puedan desarrollar sus actividades diarias.

“Qué necesidad hay de desplegar todas esas fuerzas policiales. Si era tan sencillo, dejar mi casa, dejar la puerta de mi curia normal, como cualquier casa para que entraran a rezar, para que entráramos a adorar al Señor…. y rodean la curia como si fuera un cuartel, como si fuera qué, como si estuviéramos confabulando contra quién, si nosotros les amamos, les queremos”, expresó el líder religioso.

Especial PuroPeriodismo: Confidencial, Managua