La Policía Nacional, bajo las órdenes directas de Daniel Ortega y Rosario Murillo, asaltó la Curia Episcopal de Matagalpa y secuestró la madrugada de este viernes 19 de agosto al obispo Rolando José Álvarez y a siete de los ocho colaboradores del líder religioso que permanecían encerrados. Estos nueve ciudadanos estuvieron por más de 15 días bajo sitio policial en el Palacio Episcopal, informa el sitio Confidencial de Managua.

  • Álvarez fue dejado bajo arresto domiciliario, informó esta mañana la Policía Nacional de Nicaragua.

En el comunicado emitido esta mañana, la policía leal a Daniel Ortega dijo que monseñor Rolando Álvarez se “mantiene en resguardo domiciliar en esta ciudad capital (Managua)  y ha podido reunirse con sus familiares”, cita el sitio Nicaragua Investiga

“Durante varios días se esperó con mucha paciencia, prudencia y sentido de responsabilidad una comunicación positiva del Obispo de Matagalpa, que nunca llegó a darse y que, al persistir las actividades de desestabilización y provocadoras, hizo necesario el citado operativo de Orden Público”, añade el comunicado.

Según la policía, monseñor Álvarez fue visitado por el Cardenal y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), cardenal Leopoldo Brenes, tras ser llevado a Managua, aunque, hasta el cierre de esta  nota informativa, las autoridades de la jerarquía católica no se han referido ni a la detención de monseñor Álvarez ni a la visita oficial del cardenal Brenes.

Asalto de madrugada

En un mensaje a través de su página de Facebook, a las 3:20 de la madrugada, la diócesis matagalpina anunció: “¡Urgente!, en estos momentos la Policía Nacional ha ingresado a la Curia Episcopal de nuestra Diócesis de Matagalpa!”, agrega dicho sitio.

Fuentes vinculadas a la Conferencia Episcopal de la Iglesia católica revelaron a CONFIDENCIAL que después del asalto a la Curia Episcopal de Matagalpa, conocieron que la Policía trasladaría a monseñor Álvarez a Managua.

Sin embargo, las fuentes dijeron que ignoran si el obispo sería llevado a la cárcel o si el régimen ejecutará la amenaza de desterrarlo del país.

  • La Diócesis de Matagalpa informó alrededor de las tres de la mañana de este viernes que la policía orteguista allanó la curia. Familiares del obispo afirmaron que también fue allanada la casa de los padres de monseñor, informa el sitio del diario La Prensa.

Paradero ignorado

Cuatro horas después del secuestro de monseñor Álvarez, ni la Policía, ni la Fiscalía habían brindado ninguna información sobre el asalto a la Curia Episcopal y el paradero de monseñor Álvarez y las otras ocho personas que se encontraban con él, según Confidencial.

Fuentes religiosas informaron que la Policía tiene retenido en la sede de la Curia, que mantienen ocupada, a Óscar Escoto, párroco de la iglesia Santa María de Guadalupe.

Además de monseñor Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, fueron secuestrados los sacerdotes José Luis Díaz y Sadiel Eugarrios, primer y segundo vicario de la catedral matagalpina de San Pedro, respectivamente; Ramiro Tijerino, rector de la Universidad Juan Pablo II y encargado de la parroquia San Juan Bautista; y Raúl González. Los seminaristas Darvin Leyva y Melkin Sequeira y el camarógrafo Sergio Cárdenas.

Las fuentes confirmaron que a Álvarez lo llevaron en un vehículo, separado de los otros. El operativo fue liderado por el comisionado general Sergio Gutiérrez, jefe de Matagalpa, bajo el mando del también comisionado general Ramón Avellán, subdirector de la Policía y uno de los funcionarios más fieles de Ortega, acusado de la comisión de delitos de lesa humanidad en las protestas de 2018, cuando más de 300 personas fueron asesinadas según las denuncias de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales.