Edgar Fonseca, editor/Foto diario La Tercera, Santiago de Chile

Los votantes chilenos rechazaron este domingo por mayoría abrumadora, (62% vs 38%), aprobar una nueva Constitución que impulsaba el gobierno del presidente izquiedista Gabriel Boric.

  • Según datos del Servicio Electoral (Servel) -hasta las 20.35 horas- y con un 98,43% de las mesas escrutadas a nivel nacional por un 61,90% se imponía esa opción, mientras que un 38,10% lo hizo por el Apruebo. Más de 12 millones 500 mil personas habían participado del proceso, agrega dicho sitio.

La ciudadanía acudió en masa a las urnas -en la primera elección con voto obligatorio desde 2012- para decidir sobre la propuesta de nueva Constitución emanada por la Convención Constitucional. Finalmente, los chilenos decidieron rechazar la propuesta que durante un año trabajó el órgano, ratificó dicho medio.

La jornada fue larga y estuvo marcada por una gran participación ciudadana. Desde temprano las personas comenzaron a acudir a sus locales de votación, incluso algunas llegaron antes de la apertura de mesas, esto debido al cambio de horario que inicialmente iba a ser este sábado, pero que se aplazó una semana.

Hay que escuchar la voz del pueblo, dice presidente Boric

El Presidente Gabriel Boric se refirió esta noche al resultado del Plebiscito de salida que dio por ganador por amplio margen al Rechazo, ratificando su intención de mantener abierto el proceso constituyente y adelantando un ajuste ministerial en su equipo de Gobierno, informa el sitio del diario El Mercurio de Santiago.

Desde el Palacio de La Moneda y a través de una cadena nacional que fue transmitida en vivo, el Mandatario reconoció que la ciudadanía “no quedó satisfecha” con la propuesta de nueva Constitución y “ha decidido rechazarla de manera clara en las urnas”.

En esa línea, el jefe de Estado destacó que “esta decisión exige que trabajemos con más empeño, con más respeto y cariño, para arribar a una propuesta que nos una como país”, junto con recalcar que “el maximalismo, la violencia y la intolerancia deben quedar a un lado”.

“Como Presidente recojo con humildad este mensaje y lo hago propio. Hay que escuchar la voz del pueblo”, agregó, además de advertir que “no olvidemos por qué llegamos aquí, ese malestar sigue latente y no podemos ignorarlo”, en referencia al estallido social de 2019.

El Presidente también recalcó que “hoy ha hablado el pueblo de Chile y lo ha hecho de manera fuerte y clara. Nos ha entregado dos mensajes. El primero es que quiere y valora a su democracia. Que confía en ella para superar las diferencias y avanzar”.

“Este 4 de septiembre la democracia chilena sale más robusta. Así lo ha visto y reconocido el mundo entero: un país que en sus momentos más difíciles opta por el diálogo y los acuerdos para superar sus fracturas y dolores. Y de esto compatriotas, debemos estar profundamente orgullosos”, remarcó.

El gobierno evaluó positivamente la jornada, tanto en la participación, como en el transporte público y el funcionamiento de las instituciones involucradas durante el proceso.

El presidente Boric, luego de emitir su voto en Magallanes, reiteró su llamado a que cualquiera fuese el resultado de la consulta, iba a convocar a una “amplia unidad nacional”.

Especial PuroPeriodismo: diario La Tercera, Santiago de Chile