Edgar Fonseca, editor

El economista y exministro PLN, Ennio Rodríguez, anunció su postulación a la presidencia de Liberación sumergido en su peor crisis en décadas tras tres derrotas electorales presidenciales consecutivas.

“Tengo claridad de que nuestro partido pasa por una noche oscura”, admitió en un mensaje enviado a distintas personalidades de Liberación.

Presidente del Colegio de Ciencias Económicas, exministro de Deuda Externa, durante la administración Monge (1982-1986), Rodríguez pretende asumir la reestructuración del PLN sacudido por rencillas entre dirigentes, grupos y sectores tras el más reciente fracaso electoral.

Reconstruir el partido en un país fracturado

“El país está fracturado”, reaccionó Rodríguez ante consultas de este editor sobre su decisión.

-¿Qué razones lo impulsan?


-Costa Rica pasa por un momento complejo con brechas sociales inaceptables desde una perspectiva ética. Debe promoverse el desarrollo económico pero con un ataque frontal a estas brechas que nos generan un país fracturado y con grandes grupos descontentos. 


-¿Cuáles son los mayores desafíos del partido?


-El Partido debe superar los conflictos internos para enfocarse en una construcción programática, en una propuesta país. Para eso debe unirse alrededor de un Congreso Nacional con amplia participación territorial, de sectores y movimiento; un Centro de Estudio de los Problemas Nacionales para recuperar la capacidad de propuesta permanente ante la coyuntura económica, social y política; y un fortalecimiento de los programas de capacitación y apertura de espacios de participación para los jóvenes y otros grupos etáreos.


El Partido tiene un enorme desafío de comunicación luego de campañas sistemáticas negativas que le han restado credibilidad y reconocimiento sobre sus logros históricos. Debe plantearse una estrategia de comunicación y recontrucción de imagen.  


-¿Tendrá presente en su movimiento el aporte de expresidentes? 

-Es un momento de unir y no de desunir. Todas las personas que deseen participar en el movimiento de reconstrucción y relanzamiento del Partido.


-¿Valorará la reincorporación de la expresidenta Laura Chinchilla? 

-Desde luego doña Laura tiene las puertas abiertas. En este momento tiene la posibilidad de ser electa como Presidenta del BID. Tiene mucho apoyo internacional. Esperamos que en el Gobierno prive una posición país y le brinden todo el apoyo necesario.


-¿Qué papel cree debe jugar PLN de cara a la presente administración y el rumbo de su gestión?


-El PLN, a través de la historia, ha sido oposición leal en el sentido de dar prioridad al país y apoyar los proyectos de interés nacional aunque los méritos le puedan quedar a la Administración de turno. Pero, simultáneamente, debe ejercer el control político crítico de los errores, contradicciones y faltas de rumbo que pueda exhibir la Administración.

Aguda crisis

“Las derrotas electorales, los conflictos internos y las recriminaciones han tomado preponderancia antes de acometer los desafíos de una renovación y relanzamiento del PLN”, aseveró Rodríguez en el mensaje que compartió con dirigentes y militantes.

“Mi compromiso –dijo– sería conformar los equipos de trabajo para que juntos podamos conducir al partido de la oscuridad del momento a, como en su ocasión dijo el presidente Monge, “un nuevo amanecer”.

Liberación elegirá su nueva cúpula ejecutiva el 15 de octubre tras renunciar sus dirigentes en medio de recriminaciones por la derrota del expresidente José María Figueres, en la segunda ronda del tres de abril anterior, ante el candidato emergente, hoy presidente, Rodrigo Chaves quien, en menos de un año, barrió con todos los pronósticos y alcanzó el poder con un fuerte mensaje antisistema.

La candidatura de Figueres se vio afectada por un prolongado deterioro de imagen atribuido, entre otras causas, al escándalo ICE-Alcatel al que fue vinculado en 2004.

La derrota de abril provocó la abrupta salida del PLN de la expresidenta Laura Chinchilla quien denunció que no había autocrítica en el partido sino conformismo y negacionismo de la crisis interna.

Chinchilla demandó el retiro de aspiraciones de los expresidentes y dar paso a nuevos liderazgos en el partido.