Edgar Fonseca, editor

El eventual respaldo del PLN al presidente Rodrigo Chaves, en su intención de vender el BCR, quedó en entredicho este sábado luego que el expresidente José María Figueres se opuso al plan oficial y aseguró que no resolverá ningún problema.

Con la discusión legislativa apenas en camino, las palabras de Figueres cargaron de incertidumbre el eventual apoyo pleno de la fracción de Liberación a la pretensión gubernamental.

“No veo que vender el Banco de Costa Rica vaya a resolver algún problema”, sentenció el excandidato presidencial verdiblanco quien fue vencido por Chaves en la segunda ronda del 3 de abril anterior.

Figueres reforzó su posición al resaltar que dicho banco tuvo utilidades por $80 millones el año anterior.

“El BCR tuvo utilidades de $80 millones el año pasado y una buena parte de eso fue para la Comisión Nacional de Emergencias. Querer venderlo y olvidarse de estos elementos no me parece que sea lo más idóneo”, advirtió en un endurecimiento del PLN ante el plan gubernamnetal.

El presidente Chaves, por el contrario, cuestiona su solidez financiera.

El mandatario anunció el plan de venta del BCR el 16 de agosto al celebrar los primeros 100 días de gobierno.

Según Chaves, la venta del BCR dejaría unos $2.000 millones, lo que aportaría un 3% al saldo de la deuda del PIB.

El gobernante pretende vender en un paquete de bienes del Estado, el banco BICSA, propiedad del BCR y del Banco Nacional, y 49% de acciones del Instituto Nacional de Seguros.

Hasta el momento, la fracción PLN, la mayor del Congreso con 19 legisladores, no ha definido su postura en pleno.

Uno de los puntos de mayor discusión gira sobre si la venta del BCR requiere de una aprobación legislativa por mayoría calificada, 38 votos, para lo cual el gobierno debe garantizarse como mínimo el apoyo de los diputados liberacionistas.

Descarta dar un paso al costado

Figueres también dar un paso al costado como lo plantearon expresidentes y dirigentes tras la tercera derrota electoral presidencial consecutiva.

“Es normal que en un partido grande, como es el PLN, haya diferentes vertientes y haya personas que tengan diferentes opiniones de lo que se debe hacer”, sostuvo.

“Yo a lo único que aspiro es a ayudarle al partido en esa renovación, porque la situación del país es compleja y el PLN tiene una responsabilidad histórica y de ayudar que las cosas caminen”, anunció al confirmar que seguirá dando la pelea dentro del partido a diferencia de la expresidenta Laura Chinchilla quien se retiró de las filas verdiblancos. 

“Que yo sepa, nadie ha dicho que tiene una aspiración presidencial”, puntualizó al descartar, de momento, una nueva eventual cabdufatura.

“Yo no lo he manifestado y me parece que este no es el momento”, remarcó.