• Magistrada Julia Varela presiona porque votación sea pública

Edgar Fonseca, editor

La elección del nuevo presidente la Corte Suprema de Justicia quedó en suspenso este lunes tras cinco rondas de votación sin alcanzar la mayoría necesaria.

Los 23 magistrados, por tercera semana consecutiva, no lograron darle la mayoría de 12 votos a alguno de los postulantes.

El que más cercano quedó fue el magistrado Luis Fernando Salazar, Sala Constitucional, que llegó a obtener 11 votos.

Patricia Solano, Sala Penal, quedó de segunda en el apoyo, al igual que en las dos semanas anteriores.

Los magistrados completaron 15 rondas sin decisión, un récord histórico.

Irán a una cuarta jornada de votaciones el martes 20 de setiembre debido a que el lunes 19 es feriado por la celebración del Día de la Independencia.

La sesión de hoy inició a las 10 a.m. presidida por el magistrado Jesús Ramírez.

Participaron los siguientes magistrados:

Sala Constitucional: Jose Roberto Garita Navarro, Fernando Cruz Castro, Anamari Garro Vargas, Jorge Araya García, Luis Fernando Salazar Alvarado, Paul Rueda Leal y Fernando Castillo

Sala Primera: Jessica Alejandra Jiménez Ramírez, Ana Isabel Vargas Vargas, Iris Rocío Rojas Morales, Damaris Vargas Vásquez y Luis Guillermo Rivas Loáiciga

Sala Segunda: Orlado Aguirre Gomez, Julia Varela Araya, Jorge Olaso Álvarez, Luis Porfirio Sanchez Rodríguez y Roxana Chacón Artavia

Sala Tercera: Patricia Solano Castro, Sandra Zúñiga Morales, Gerardo Rubén Alfaro Vargas y Rafael Segura Bonilla

Hoy se integró a las rondas de votaciones el magistrado Fernando Cruz, expresidente, quien se ausentó de las dos primeras jornadas por encontrarse de vacaciones.

La semana anterior los magistrados que obtuvieron más votos fueron: Luis Fernando Salazar Alvarado, de Sala Constitucional desde el 2013, y Patricia Solano Castro, presidenta de la Sala III y vicepresidenta de la Corte.

Sin embargo, no lograron la mayoría de 12 votos requerida.

Se planteó, en el impasse, la posibilidad de negociaciones para un candidato de consenso, lo que podrìa allanar la elección hoy.

El abogado constitucionalista Rubén Hernández alertó que las votaciones podrían prolongarse indefinidamente.

“Esto llevará a una elección indefinida que nos podría llevar semanas e inclusive meses, me parece que este aspecto debe considerarse”, advirtió hoy en el programa Nuestra Voz de Monumental.

Magistrada presiona por voto público

La magistrada Julia Varela, integrante de la Sala II, presionó este lunes porque la sesión de votación fuese pública.

“Tenemos que ser coherentes con nuestras propias políticas y desde luego con nuestra Constitución, la cual juramos honrar, pero, sobre todo, debemos ser leales con la democracia y con las y los costarricenses a quienes nos debemos”, destacó.

“El voto público de este acto –afirmó– es un deber moral y constitucional, acorde a los precedentes constitucionales, por eso estoy segura de que hoy ese compromiso será honrado para desterrar de una vez por todas el nefasto secretismo de un acto de interés público, por lo tanto interesa a toda la sociedad, la que exige transparencia y publicidad en todos los actos de los servidores públicos, y las y los Magistrados somos los principales que debemos enseñar con el ejemplo, actuando con total transparencia, dando la información que requieren los ciudadanos”.

“Y, recordar –insistió– que las compañeras Magistradas y compañeros Magistrados han dicho que están de acuerdo con transparentar los procesos de nombramiento en general que, además de ser un deber constitucional, esta es la oportunidad de concretizar lo que han dicho como parte de sus propuestas, por lo que les solicito acoger la gestión que he formulado y disponer que la votación de hoy 12 de setiembre del año 2022 , SEA PUBLICA, dando así una aplicación de los precedentes constitucionales y los principios que emanan de la Carta Magna, entre otras fuentes, dejando de lado el formalismo que aún perdura en normas de la LOPJ, que, por las razones supra citadas, resultan inaplicables y contrarias al interés público”.

Varela enfatizó sobre la importancia sobre el voto público y su validez:

  1. Se trata del ejercicio de un derecho fundamental y apegado a los principios detransparencia, publicidad y responsabilidad por la potestad de elegir (responsabilidadin eligendo)
    1. No existe una sanción de nulidad asociada y tampoco una norma de rango legal que permita aplicación supletoria de la normativa electoral prevista para los comisioneselectorales para la presidencia y vicepresidencia de la República, diputados y paralos comisiones municipales.
    1. El principio pro libertatis y pro homine aplica a favor del votante y del libre ejercicio de hacerlo público (esto frente a la duda ).
  • Como todo acto administrativo no está viciado en el motivo, el contenido, ni afecto por la voluntad y la competencia del emisor.
    • Debe tomarse en cuenta que la razón de ser de un voto secreto en los comicios electorales regidos por el Código Electoral y la Constitución Política, es para evitar coacción al votante-en este caso no aplica- pues se parte de la premisa de que los votantes no están siendo coaccionados, y por lo tanto su voluntad no está viciada, que lo hacen bajo la libertad y compromiso con el Poder Judicial y con el país. Por eso estimo que si la formalidad del voto secreto, prevista en el 59.6 de laLOPJ no está sancionada con la nulidad del acto de nombramiento; alegar que de hacerlo sería nulo es aplicar la nulidad por la nulidad misma, y afectar injustamenteal votado, que no debe verse afectado por la decisión del que ejerce el derecho fundamental a la libertad de elección bajo los principios de transparencia, publicidad y asumir la responsabilidad en la elección
  • 6.   El votante, en los actos administrativos de nombramiento , entre otros, debe apegarse a los precedentes de la Sala Constitucional, que exigen latransparencia y publicidad en los actos administrativos, lo que facilita el control para una buena elección de las personas que asumirán los puestos que de forma directa o indirecta les puede llegar a afectar. Es un deber ineludible en el Siglo XXI, donde la ciudadanía cada vez más exige transparencia para fortalecer la confianza en las instituciones públicas y en los funcionarios que laboran en ellas.

Tras dos jornadas estériles

La jornada de votaciones del lunes anterior, 5 de setiembe, arrancó a las 8:47 a.m. y concluyó a las 11:07 p.m., sin que ninguno de los aspirantes obtuviese la mayoría de 12 votos necesarios para ser escogido presidente de la Corte.

Igual ocurrió la semana previa.

Los dos magistrados que puntearon se quedaron cortos en alcanzar mayoría de apoyos.

Fuerte crítica

El exmagistrado constitucional Carlos Arguedas Ramírez lanzó una fuerte crítica a la indefinición en el pleno de magistrados que afirmó “perjudica la credibilidad del órgano judicial”, según lo expuso en la columna Tal Cual en La Nación la semana anterior.

Arguedas reclamó que de los magistrados se esperan “altos de grados de prudencia, racionalidad y sentido común”.

Según dicho analista, es notorio que tras numerosas votaciones fallidas, ninguno de los aspirantes “cumple los estándares de calidad con los que coincidiría la mayoría”.

“Lo prudente –demandó– es abandonarlas todas y sacar por consenso otro conejo de la chistera”.

Hoy remachó sobre el tema en el programa de radio Monumental.

“Es conveniente además que el Poder Judicial comprenda que el modo de elegir a su presidente ha cambiado y ha de ser transparente de manera que la comunidad se integre y conozca la razón y la decisión que toman en una elección como estás”, aseveró.