Especial PuroPeriodismo: Cambio, Colombia

Detrás de la aparición de decenas de cadáveres desmembrados en distintos sectores de Bogotá, Colombia, se esconde una disputa sangrienta entre al menos dos organizaciones que quieren controlar el comercio ilegal de droga. Algunos de los involucrados salieron hace unos meses de la cárcel por vencimiento de términos, informa el sitio Cambio de la capital colombiana.

El 26 de enero de 2022, cerca del río Arzobispo, en la localidad de Teusaquillo, apareció al borde de la vía una bolsa de plástico que llamó inmediatamente la atención de los vecinos. Dentro de ella había una pierna y el torso de una persona adulta. Fue el comienzo del caso de una serie de asesinatos que tiene aterrados a los bogotanos y en alerta máxima a las autoridades.

Mes a mes, las apariciones de cuerpos –la mayoría de ellos en bolsas, algunos de ellos desmembrados– han ido en aumento hasta superar la veintena. Solo la semana pasada, aparecieron cuatro nuevos cuerpos embolsados en las localidades de Suba y Engativá. Todos estaban desmembrados. Y en la tarde del sábado 10 de septiembre la policía anunció la aparición de tres nuevos cadáveres: dos mujeres en Ciudad Bolívar y un hombre en Suba. Así, el número de asesinados suma, hasta el momento, 26. 

El lunes 5 de septiembre, la alcaldesa, Claudia López, citó a un consejo de seguridad extraordinario en el que anunció una investigación especializada, a partir de la información recolectada. Muchos de los cadáveres –siete venezolanos, nueve colombianos y los demás sin identificar– podrían ser los de las víctimas de una vendetta entre grupos delincuenciales, añade Cambio.

Especial PuroPeriodismo: Cambio, Colombia