Edgar Fonseca, editor

El Tribunal Penal de Quepos ordenó realizar una prueba médico forense de siquiatría a un empresario de apellido Bodaan, uno de los tres acusados por el homicidio de la anestesióloga María Luisa Cedeño, quien apareció muerta, el 20 de julio de 2020, en el desaparecido hotel La Mansión Inn, Manuel Antonio, Quepos.

La decisión del tribunal suspendió el juicio, que inició hoy por dicho caso, hasta el próximo 5 de setiembre.

La solicitud de prueba médico forense la hizo el abogado Hugo Navas Vargas, defensor de Bodaan, de 72 años, expropietario del hotel.

“Su capacidad cognitiva no está muy bien”, alegó Navas ante el tribunal.

“Yo le digo una cosa y pregunta lo mismo, no entiende las cosas. De declararse en mal estado mental podría declararse inimputable”, añadió.

Ante tal gestión, el tribunal, conformado por los jueces: Sandra Arrieta, Rodrigo Salas y César Palma, ordenó realizarle al imputado la prueba correspondiente.

El juicio que podría prolongarse por tres meses inició la mañana de este jueves en el II Circuito Judicial de Goicoechea Tienen previsto recibir hasta 66 testigos.

El debate se realiza en San José por razones de seguridad y espacio.

Además de Bodaan están acusados: un bailarín de apellido Herrera y un ingeniero en sistemas de apellido Miranda.

El Fiscal Edgar Ramírez consideró la gestión de la defensa una práctica dilatoria del juicio

Alfonso Ruiz, uno de los representantes legales de la familia de la víctima, estuvo de acuerdo con el pedido del defensor.

“Si bien es cierto podríamos pensar en una estrategia dilatoria, no podemos obviar de que existe una incapacidad sobreviniente”, dijo.

“Hemos sido testigos del deterioro en la salud física de don Harry”, añadió.

La víctima, de 43 años, fue hallada sin vida en una de las habitaciones del hotel luego de haberse hospedado el sábado 18.

Presentaba severas lesiones en su cuerpo.