Edgar Fonseca, editor

El presidente Rodrigo Chaves acusó a Aresep por el cobro de la reinspección vehicular pese a la promesas que durante semanas hicieron en sentido contrario el mandatario y otras autoridades de gobierno como parte del permiso en precario otorgado a la empresa alemana Dekra para que retomara el servicio desde el pasado viernes 28 de octubre.

“La Aresep no autorizó el no cobrar por las reinspecciones y por tanto el contrato tiene que reflejar esa imposición del regulador, el que no está bajo el control del gobierno”, ratificó Chaves en un mensaje en la cuenta Facebook de Casa Presidencial.

Dekra, que se identifica como líder mundial en inspección vehicular, inició operaciones en el país en la planta de Lagunilla, Barreal de Heredia.

Registra al menos 26 millones de servicios de inspección en 22 naciones aunque opera en 50 países.

Pretende operar en diferentes estaciones a nivel nacional para el 26 de noviembre.

Confunden a la población

“Me tengo que referir a las publicaciones que han hecho algunos medios sobre la revisión vehicular en vista de que esas publicaciones confunden a la población — no se si por error o con intención”, reclamó Chaves.

“En esencia –agregó– esos medios acusan a la empresa alemana y al Gobierno porque se tienen que cobrar las reinspecciones por una disposición de la ARESEP — a pesar de la voluntad de la empresa y la insistencia del gobierno de que no se cobrara la reinspección por una falla”.

“Dicen que es un error del Gobierno porque no le consultó a la ARESEP antes, lo que es legalmente imposible”, alega.

Defiende silencioso decreto

Chaves defendió el decreto que hizo constar las modificaciones al contrato y que fija cobro de tarifa completa por reinspeccion integral tras dos faltas graves.

El decreto fue emitido tres días antes de entrar en operaciones la firma alemana.

Dicho decreto no se hizo público hasta que trascendieron las quejas de usuarios por el cobro de la reinspección que se suponía gratuita y el cobro de tarifa completa por nueva inspección.

“Habiendo explicado esto muchas veces en mis conferencias de prensa y otros medios, acusan que el Gobierno promulgó un decreto para variar las condiciones para la empresa alemana, pero no dicen que no teníamos opción porque la Aresep no autorizó el no cobrar por las reinspecciones y por tanto el contrato tiene que reflejar esa imposición del regulador, el que no está bajo el control del gobierno”, sostuvo el gobernante.

“Espero –dijo– que con esto el pueblo entienda la realidad de este caso en lugar de las desinformaciones de esos medios”.

“Las buenas noticias para los usuarios es que ahora pagarán una fracción de lo que por años cobro la empresa Riteve”, añadió.