Edgar Fonseca, editor

Un empresario hotelero holandés, de apellido Bodaan, uno de los tres acusados en el caso del homicidio de la anestesióloga, María Luisa Cedeño, perpetrado en julio 2020 en el hotel La Mansión Inn, Manuel Antonio Quepos, negó ayer ante un tribunal haber conocido a la víctima.

“Absolutamente no. Nunca la conocí. No sabía que estaba hospedada en el hotel”, dijo ante el tribunal que lo juzga a preguntas de su abogado defensor Hugo Navas.

El juicio incluye a otros dos acusados: un bailarín nicaragüense de apellido Herrera y u tico, ingeniero en sistemas, de apellido Miranda.

Lo realiza el Tribunal Penal de Quepos en el II Circuito Judicial de San José, por razones de seguridad y espacio.

Cedeño, quien era jefa de anestesióloga del hospital CIMA fue hallada muerta el lunes 20 de julio de 2020 en una habitación de dicho hotel con severas lesiones.

Su cuerpo había sido lavado por los presuntos homicidas, según indagaciones de las autoridades judiciales.

Se había hospedado sola en el hotel el sábado anterior.

Su versión

“Me informa que habían encontrado un cuerpo en el cuarto tres. En ese momento no sabía que era doctora, si estaba consciente o no. Con la ayuda de Jeffrey Valverde subí las escaleras, y cuando llegué a la habitación tres, le dije a la administradora que abriera la puerta, di un par de pasos dentro se la habitación, vi sangre en el piso, pero no el cuerpo, solo vi algo cubierto por una sábana. Cerré la puerta, le dije a la administradora que llamara al 9-1-1 y al Organismo de Investigación Judicial , lo que no sabía era que ya ellos habían hecho las llamadas”, narró.

“Esa noche –dijo– estaba durmiendo con mi esposo en mi habitación”.

Criticó la investigación del OIJ


“Es un análisis falseado. Malhecho”, sostuvo al referirse a la imputación policial en su contra.

“He esperado este momento por 26 meses y ha sido devastador para mi vida”, agregó.

“Esto es un asunto muy serio que ha afectado a mucha gente, a mi familia, a mis empleados”, dijo.

“¿Por qué estoy aquí? La respuesta es simple. Me encuentro aquí por dinero”, añadió.

“Después de 50 años de historial perfecto con la comunidad, me siento ridiculizado por los canallas, los medios de comunicación”, afirmó.

“¿Por qué me involucraría en algo tan atroz?, cuestionó.

“Quiero que se pregunte la prensa. Muestren mi cara, no tengo nada que esconder. Ustedes tienen mi autorización para publicar mi cara”, enfatizó.

Según el acusado, este crimen no solo ha arruinado a la familia de la doctora sino también a su familia.

“He estado encarcelado siendo inocente los últimos 26 meses de mi vida”, ratificó.

“Mi vida profesional, social, financiera ha colapsado”, destacó.

“Mi salud se ha visto afectada por la falta de cuidado médico adecuado”, manifestó.

“No puedo explicarle a mi hermana de que sí soy inocente, porque tengo seis meses en la cárcel”, concluyó.