Edgar Fonseca, editor

El presidente Rodrigo Chaves volvió a cargar este lunes contra el aumento salarial extraordinario de ¢7.500 y hasta ¢8.500, para cada uno de los 63.000 empleados de la CCSS.

“Creo que ya ese aumento va a haber que pagarlo”, reconoció tras un acto en el Hotel Intercontinental en Guachipelín, Escazú.

Lo calificó de “lamentable”.

Volvió a censurar al anterior presidente ejecutivo, Alvaro Ramos, a quien destituyó en la polémica por haber autorizado dicho aumento, el 8 de setiembre, junto al resto de directivos.

“Ese es el gran error que cometió esa junta directiva”, sentenció el mandatario, ante la obligatoriedad de dicho pago este 1 de diciembre, con un costo inicial estimado en ¢29.000 millones por su carácter retroactivo, ya que fue aprobado inicialmente en 2019 pero quedó en suspenso en 2020 debido a la emergencia de la pandemia.

Le costó el puesto a Ramos

“Eso le costó el puesto al expresidente ejecutivo porque no consultó y al haberlo votado, me dicen los abogados, se creó un derecho adquirido”, admitió el mandatario.

Ramos fue destituido el 17 de setiembre.

Al destituirlo, Chaves dijo que la CCSS “está quebrada”.

Ramos en su única manifestación tras su despido lo negó.

“La Caja no está quebrada, lejísimos de eso, con voluntad política podremos más bien cumplir la promesa que empezó desde nuestros abuelos y lo podemos hacer hasta el siglo XXII”, afirmó Ramos.

Posible conflicto de interés

El presidente Chaves no descartó este lunes un posible conflicto de interés por parte de los directivos que ratificaron el aumento.

“Hicimos lo posible, pero no siempre ocurre lo que uno piensa que es mejor para el país”, aseveró molesto por que fallaron sus intentos por evitar hacer efectivo el reajuste.

“Lo que estamos viendo ya no es parar el aumento, porque el presidente ejecutivo anterior lo convocó sin mi permiso a la junta directiva”, agregó el mandatario.

“Lo que estamos viendo es las consecuencias legales, si existiesen, de quienes votaron en un aparente o más bien claro, diría yo, conflicto de intereses”, puntualizó.