Edgar Fonseca, editor/Foto FIFA World Cup

España fue un tsunami de principio a fin.

7-0 humillante, doloroso, desgarrador por toda la ilusión puesta en este grupo, por toda su propuesta de ir por un “sueño de locos” a conquistar el Mundial de Catar que acabó en la más estrepitosa goleada sufrida por el fútbol tico en tiempos recientes.

España no tuvo enemigo al frente.

Una Sele desconocida, medrosa, descoyuntada y, finalmente, rematada por el fútbol de vértigo y el poderío de los ibéricos.

No tuvieron contemplaciones.

Masacraron sin piedad.

Una de las páginas más dolorosas en los registros futboleros del país.

Y, sembrados en el “grupo de la muerte”, nos esperan dos potencias, quizá superiores a España.

Japón, invencible, remontó y tumbó, 1-2, a Alemania.

Los germanos irán a muerte en su juego contra la Sele.

El peor debut tico imaginable en Catar consumado esta noche.

“Es difícil explicar”, dice Suárez

“Es difícil explicar, veníamos con un montón de expectativas importantes. España desde el principio tomó la pelota. La clave fue que no tuvimos la pelota. Nos tocó correr mucho más porque no teníamos la pelota. No tuvimos una situación de cuatro pases, es muy complicado así”, reaccionó el técnico nacional, Luis Fernando Suárez, tras la dolorosa caída ante los españoles.

“No tuvimos la pelota, nos picaba la pelota, nos chocaba. Creo que lo más importante es que no tuvimos la pelota; si no tenemos buena técnica y fundamentación tenemos problemas”, insistió en declaraciones a Teletica

“Los partidos que uno gana épicamente y los que se pierden de esta manera, tienen la particularidad que lo más importante es darle la vuelta lo antes posible”, añadió.


España atropelló

En un inicio de Mundial especialmente goleador, España no quiso ser menos. La selección española de Luis Enrique atropelló a Costa Rica en una exhibición de fútbol y goles en el Al Thumama de Doha que le confirma como una de las candidatas, relata el sitio Mundo Deportivo de Barcelona.

La fuerza somos todos. Dejar el ego a un lado. Anteponer el colectivo a la individualidades. Son algunos de los mensajes que más se escucharon desde el vestuario de España los días previos al debut en la Copa del Mundo de Qatar. Era un mensaje aparentemente para fuera del campo, para destacar al grupo en una plantilla en la que no sobresalía ninguna estrella. Pero sobre el verde, en el estreno ante los ticos, la selección española ofreció con un festival coral de juego ante un débil rival superado desde el primer minuto, añade dicho sitio.


Un vendaval

Nada como arrancar un Mundial celebrando goles. Siete cantó España ante Costa Rica, en una extraordinaria puesta en escena en Qatar. Nunca antes había firmado una victoria tan amplia en el torneo, destaca el sitio Sport.es

Si había dudas sobre sus opciones, la selección las despejó de golpe: es un equipo capaz de todo, rebosante de entusiasmo y frescura, solidario y talentoso. Demostró todas sus virtudes en su primer partido del Mundial y presentó su candidatura a ganar el torneo. O al menos a pelearlo. Pocas selecciones han rendido a tal nivel en Qatar. 

En media hora, el marcador ya reflejaba un 3-0 favorable a España, símbolo de la insultante superioridad de la Roja ante una débil Costa Rica, incapaz de ganar los duelos individuales o de poner siquiera en apuros a Unai Simón, añade Sport. 

En el estadio de Al Thumama, que no se llenó pese a la cifra oficial de asistencia de la FIFA, los ‘ticos’ y sus seguidores se hicieron pequeños ante el vendaval de España. 

Fiel a su estilo, España se adueñó del balón. Cada jugador su rol interpretó a la perfección: atentos los centrales, profundos los laterales (sobre todo Jordi Alba), dominadores los centrocampistas y afilados los delanteros. Marcaron los tres, Olmo, Asensio y Ferran, antes de que el reloj marcase el minuto 30.


-Acabó una de las peores pesadillas futboleras de la historia de la Selección tica en copas mundiales FIFA