Edgar Fonseca, editor

Dos meses de prisión preventiva fueron dictados contra un individuo de apellido Lin, de origen asiático, representante legal de la cadena de tiendas SYR, escenario de denuncias por supuestas agresiones laborales, entre ellas a dos mujeres embarazadas en agosto anterior.

La medida la dictó el Juzgado Penal del Primer Circuito Judicial de San José.

La Fiscalía había pedido tres meses de prisión preventiva.

La orden de prisión fue dictada tras una audiencia de casi 10 horas de duración.

Dicho imputado es extranjero con residencia en el país.

La Fiscalía lo vincula a los supuestos delitos de privación libertad agravada, agresión con arma y tortura.

El defensor de Lin, identificado como Carlos Marín, gestiona medidas cautelares alternas.

El acusado fue arrestado por agentes OIJ el lunes 21 de noviembre por la mañana en un punto de la avenida 10.

Había orden de captura en su contra luego que el viernes 18 las autoridades ejecutaron un amplio operativo interinstitucional en 20 locales de dicha cadena de tiendas.

El operativo se dio tras trascender una grave agresión a la que fueron sometidas dos mujeres empleadas, embarazadas, de origen nicaragüense, quienes sufrieron una golpiza con tubos por parte de otra empleada.

Les atribuían la supuesta sustracción del dinero de la caja de una tienda ubicada al costado noroeste del parque Central, lo cual, finalmente, no fue comprobado.

El hecho, según las autoridades, fue perpetrado el 14 de agosto pero fue hasta el 11 de noviembre que trascendió en redes un video que desató la indignación pública.

El operativo policial pretendía constatar alegadas violaciones laborales.

Fueron detectados 28 empleados extranjeros: nicaragüenses, venezolanos, asiáticos y una hondureña en condicoòn migratoria irregular.