Edgar Fonseca, editor

Un total de 55,6 toneladas de cocaína, camufladas en contenedores, fueron detectadas por las autoridades en los últimos 4 años en muelles de Limón y Puntarenas, reveló la Fiscalía.

El dato trascendió luego de una visita que hizo el miércoles el recién designado Fiscal General, Carlo Diaz Sánchez, a las instalaciones de APM Terminals, Moín, sitio que figura dentro de frecuentes decomisos de cargamentos de droga que redes criminales intentan enviar en particular hacia Europa.

Según la Fiscalía, los decomisos se registraron desde 2019 y hasta el 15 de diciembre en los muelles de la APM Terminales, Gastón Kogan, Moín; Caldera, Puntarenas, y otros predios.

Las intervenciones, a cargo de oficiales de Seguridad Pública bajo la dirección funcional de la Fiscalía, fueron ejecutadas en 63 contenedores sospechosos.

Un día antes del encuentro, la Fiscalía de Limón y la PCD ejecutaron seis allanamientos en la terminal y detuvieron a seis trabajadores como sospechosos del delito de tráfico internacional de drogas, por, aparentemente, estar vinculados con la contaminación de cocaína de un contenedor, destacó un reporte oficial. 

Fiscal pretende blindar muelles

La visita del fiscal Díaz tuvo como objetivo reforzar la coordinación de acciones judiciales y policiales, para atacar el trasiego de estupefacientes a Europa.  

En la visita participaron funcionarios de la Policía de Control de Drogas (PCD) y un equipo del Ministerio Público, quienes se reunieron con administradores del puerto.

Stephen Madden, director PCD, destacó que el trabajo que desarrollan en las terminales portuarias del país es constante y permanente para impedir que el crimen organizado continúe contaminando contenedores con cargamentos de droga que van a diferentes destinos del mundo.  

Según Madden, para combatir el narcotráfico el trabajo en equipo es vital, así como la articulación entre policías, unido a la labor investigativa y coordinada entre la Policía Control de Drogas y la Fiscalía General de la República.

Lo anterior lleva a desarticular estructuras organizadas, detener sospechosos y realizar decomisos, tanto de cargamentos de droga como bienes que se encontraban en poder de las redes criminales. 

Según la Fiscalía, el fiscal Díaz pretendió valorar, de primera mano, los resultados finales de ese trabajo conjunto, y respaldar las acciones que se desarrollan para blindar los puertos y puestos fronterizos frente a las organizaciones criminales, que usan esos pasos para enviar a Europa importantes cargamentos, principalmente de cocaína. 

Díaz enfatizó que una de sus prioridades es fortalecer acciones para desarticular grupos narcotraficantes que están causando un grave daño a la seguridad en la provincia de Limón, con un importante énfasis en la niñez y la juventud.