Edgar Fonseca, editor/Foto oficial gobierno Nicaragua

Bajo fuerte presión internacional, la dictadura Ortega-Murillo mostró este domingo imágenes de monseñor Rolando Álvarez, secuestrado desde el 19 de agosto y sentenciado el 10 de febrero a 26 años de prisión.

En las últimas semanas creció la presión del papa Francisco y de organismos internacionales con inquietud por la salud del prelado de Matagalpa y por su liberación.

Este domingo el medio oficialista 19 digital mostró imágenes de monseñor Álvarez junto a dos hermanos quienes le visitaron en prisión en el complejo penitenciario Tipitapa.

Álvarez aparece de buen aspecto.

Vestía traje azul propio del régimen penitenciario y se le ve tomando alimentos junto a sus parientes.

Imágenes de la Visita y Reunión Familiar que sostuvo Monseñor Rolando Álvarez con sus Hermanos, Vilma y Manuel Antonio Álvarez Lagos, esta tarde en el Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro de Tipitapa, citó un escueto mensaje en el medio gobiernista.

Monseñor Álvarez quedó fuera de un grupo 222 presos políticos liberados por el régimen el 9 de febrero y enviados a EE.UU.

Momentos antes de subir al avión reafirmó su intención de quedarse en Nicaragua.

Horas más tarde el régimen lo sentenció a 26 años y 4 meses de prisión por distintos delitos contra la soberanía del país.

Además, ordenó su aislamiento.

En tales condiciones creció la presión internacional por proteger su estado de salud y su liberación.

La censura el Papa

El 10 de marzo, en una inusual declaración pública, el papa Francisco condenó la dictadura de Ortega y el caso de monseñor Álvarez.

“Ahí tenemos un obispo preso, un hombre muy serio, muy capaz. Quiso dar su testimonio y no aceptó el exilio”, sostuvo Francisco en una amplia entrevista con el medio Infobae de Buenos Aires.

“Es una cosa que está fuera de lo que estamos viviendo, es como si fuera traer la dictadura comunista de 1917 o la hitleriana del 35, traer aquí las mismas… Son un tipo de dictaduras groseras. O, para usar una distinción linda de Argentina, guarangas”, remarcó el Sumo Pontífice.

Tras estas declaraciones, el régimen de Ortega anunció que suspendìa relaciones diplomáticas con el Vaticano.

¡Libérenlo ya!

“Me he alegrado mucho al ver las fotos de mi hermano, Mons. Rolando. ¡Doy gracias a Dios que está vivo! La escenografía de la dictadura ha sido repugnante y cínica y no borra su crimen. Se ha revelado la fuerza de la oración del pueblo y la presión internacional. ¡Libérenlo ya!”, demandó este domingo monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, exiliado en Miami.