Edgar Fonseca, editor/Foto transmisión Tigo Sports

El entrenador Jeaustin Campos entablará una demanda laboral contra el Deportivo Saprissa luego de su abrupto despido como técnico del club morado ante alegadas ofensas racistas contra el jugador jamaiquino Javon East.

El anuncio de la demanda lo hicieron este miércoles sus abogados Adolfo Hernández y Federico Campos durante una conferencia de prensa en la que Campos aseveró que hubo ligereza en su cese laboral y ha sido víctima supuestamente de un linchamiento general.

El abogado Hernández negó las expresiones atribuidas a Campos y que motivaron la severa decisión de la junta directiva de Saprissa de despedirlo el martes 28 de marzo.

La noche del lunes 27 el club anunció una investigación de los hechos y el martes por la mañana comunicaron el despido de Campos.

También es objeto de investigación interna el gerente deportivo Angel Catalina.

Nunca dijo esas palabras

“Él nunca dijo esas palabras. Nunca dijo ningún acto de racismo ni discriminación. No es característico del señor Campos”, sostuvo el abogado Hernández.

Confirmó que la demanda será elevada en la vía laboral luego del receso de Semana Santa.

“Esa situación es totalmente en la vía laboral. Un proceso ordinario por despido injustificado”, ratificó.

“Consideramos que a Campos se le pisotearon sus derechos laborales, derechos constitucionales también. Nunca fue escuchado”, dijo.

No fui escuchado

Campos no permitió preguntas de la prensa pero en una amplia declaración dijo que fue despedido sin haberle dado oportunidad de escuchar su versión ni la de sus testigos.

“El caso les estalló en la cara”, destacó.

“Al club, la verdad que, lamento mucho las acciones tomadas por el club. Siento que los procedimientos no fueron los adecuados”, afirmó el extécnico morado cuya polémica destitución trascendió en el exterior y fue objeto de un comunicado por la Defensoría de los Habitantes.

“Me duele mucho y es algo lamentable. Ni siquiera tuvieron la posibilidad de escucharme, ni a mis testigos. Simplemente activaron los protocolos que me deja duda que existiera y simplemente fue señalar y culpar”, añadió. 

“No es un situación común y corriente, me parece que la ligereza que se tuvo”, amplió.

Linchamiento general

“El linchamiento general que ha habido totalmente desmedido y simplemente tomando como partida, una sola línea de expresión. El canibalismo mediático lo hemos sufrido y al día no es justo, ningún ser humano merece este trato y todo por la falta del debido proceso”, enfatizó.

“Nunca me di cuenta de ninguna denuncia”, sostuvo.

“Nunca la vi. Nunca me la enseñaron. Me di cuenta el lunes que la hicieron pública y que se ventiló”, agregó. 

“Durante la semana hubo una discusión 100% futbolera y cuando el grupo me dice que hay un jugador afectado, simplemente le ofrecí disculpas, pero no sabía que había una denuncia y no sabía en qué constaba y prácticamente fue la carta de despido”, dijo reconocido como el entrenador de más títulos obtenidos con Saprissa.

Hablé con el presidente

Según Campos, el martes hablé con el presidente de la institución, Juan Carlos Rojas, pero el caso les estalló en la cara.

“Ayer hablé con el presidente y el gerente para ver de qué manera se podía solucionar esto”, confirmó,

“Les estalló en la cara y no estaban preparados. Me mencionó que la junta directiva me había separado del cargo”, relató. 

Capos dijo que su relación con el grupo de jugadores “todo estaba perfecto”.

“El viernes que tuvimos el último juego en Puntarenas, lo conversamos y ya era una situación futbolísticamente y a nivel de camerino, ya superada”, insistió.

“Tal vez las formas no son las correctas, pero de ahí a las formas como se han tratado, de ninguna manera ha sido mi intención y algunos lo saben, que he tenido problemas en el pasado y que los he intentado mejorar también es cierto, pero en los últimos años he desarrollado un poco más la sensibilidad, el trato y la forma”, admitió.

Campos dijo que irá hasta las últimas consecuencias legales.

“A nivel de amenazas no nos las merecemos y estamos viendo todos los detalles, pues está en juego mi carrera, mi paz y mi familia y vamos a ir hasta las últimas consecuencias desde el punto de vista legal”, aseguró.

“No quería estar acá, pero es una obligación para mi gente y la opinión pública”, puntualizó.

“No se me ha juzgado, se me ha culpabilizado y tachado”, censuró.

La posición de Saprissa

En una única declaración a los medios, vía video, el presidente de Saprissa, Juan Carlos Rojas, sostuvo que se toman muy en serio cuando surge una denuncia.

“Nos tomamos en serio cuando surge una denuncia”, afirmó.

“La responsabilidad del club y del futbol debe ser justamente promover un mundo libre de discriminación”, añadió.

“Mas allá de títulos –dijo– al Saprissa lo hacen grande sus principios y sus valores”

“Hoy tomamos la decisión de destituir a nuestro director técnico, porque hay temas dentro de esta visión que trascienden lo deportivo”, puntualizó.