Un año de régimen de excepción en El Salvador: se consolida un estado militar y policial

1088
Durante las noches, las personas que regresan de sus trabajos al Distrito Italia, en Tonacatepe, tienen que hacer largas filas para poder ingresar a su zona de residencia. En la entrada al lugar, los militares revisan las pertenencias y piden los documentos personales para verificar que la dirección de su identificación indique que la persona es residente del lugar. Foto de El Faro: Carlos Barrera.
  • El Salvador cumple un año bajo un régimen que ya no es una excepción y que ha provocado miles de denuncias de violaciones a los derechos humanos e incluso decenas de muertes en las cárceles. Los cuerpos de seguridad pueden detener a cualquier persona sin pruebas sólidas. 

Especial PuroPeriodismo/El Faro, San Salvador-Más de 65.000 personas detenidas, un centenar de muertos en las cárceles, torturas y detenciones arbitrarias, restricción de derechos constitucionales, ocultamiento de información oficial, contratos y compras públicas sin licitación y legalización de la arbitrariedad para que los cuerpos de seguridad puedan detener a cualquiera. Estos son apenas los más visibles resultados del régimen de excepción, que esta semana cumple un año de haberse decretado y que ha sido prorrogado, ininterrumpidamente, 11 veces en igual número de meses desde su entrada en vigor, denuncia un amplio informe del sitio El Faro de San Salvador. 

Es un entramado jurídico que incluye otros 15 decretos legislativos y que instauró cambios sensibles en el esquema de seguridad pública y de justicia del país. Cambios tan relevantes como el surgimiento de jueces sin rostro, la posibilidad de condenar a cárcel a alguien que no esté presente en el juzgado o de que niños de 12 años, en lugar de enfrentar medidas de internamiento, sean castigados con hasta diez años de cárcel.

Especial PuroPeriodismo/El Faro, San Salvador