PuroPeriodismo/El Tiempo, Bogotá/Foto La Nación, Buenos Aires

En Argentina casi todo está ligado al fútbol o se explica a través de este. Esta vez fue un futbolista, Juan Cruz Komar, de Rosario Central, quien mejor explicó lo que está pasando en la tercera ciudad más grande de Argentina, donde en las últimas semanas las bandas de narcos han sembrado el terror sobre los ciudadanos: “En estos últimos años teníamos un elefante en la habitación, sabíamos que el problema estaba, pero se miraba de costado”, dijo Cruz, destaca un informe de El Tiempo de Bogotá.

En otras palabras, desde hace unos días, el “elefante” salió por las calles dando enormes pisotadas, obligando a los ciudadanos a esconderse en sus casas y a las autoridades a intentar detenerlo.

Rosario no solo es una pujante ciudad portuaria de un millón de habitantesy la tierra natal de Lionel Messi, es también el epicentro de violencia urbana más grande que enfrenta hoy el país gobernado por Javier Milei.

Si bien la presencia de grupos criminales no es nueva, en las últimas semanas cruzaron una línea que dejó aterrorizados a los ciudadanos: asesinaron al azar a cuatro personas.

Las víctimas fueron ciudadanos comunes, y por eso, el temor se expandió con la rapidez que la televisión mostró los asesinatos.

Los muertos fueron un trabajador de una gasolinera a quien un sicario le disparó mientras trabajaba y cuyo video se transmitió en loop por los noticieros, dos taxistas, y un conductor de un bus que fue asesinado por un sicario que subió al vehículo y le disparó sin previo aviso. Tras los homicidios, la ciudad se cerró y el silencio en las calles rememoró aquellos días vividos en medio de la pandemia del covid-19.

Plan a lo Bukele desata un infierno

La semana pasada, el Gobierno de Santa Fe implementó un ‘protocolo de gestión para presos de alto riesgo’, que imita las medidas del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en la unidad penitenciaria N.º 11 Piñero, donde se encuentran sicarios y segundones en las líneas de liderazgo de las bandas narco, y en la que durante una requisa sorpresa se hallaron y confiscaron móviles, cuchillos y tarjetas SIM, destaca El Tiempo de Bogotá

La semana pasada y en respuesta a los nuevos métodos, las bandas del crimen organizado atacaron a tiros un bus que transportaba agentes penitenciarios, mataron a dos taxistas y a un conductor de un ómnibus.

Además, un sicario asesinó a quemarropa a un empleado de una gasolinera y dejó una nota, supuestamente firmada por cabecillas de las bandas que operan en el negocio de la venta de droga en Rosario.

PuroPeriodismo/El Tiempo, Bogotá

Deja un comentario