Edgar Fonseca, editor

Una mayoría de 48 diputados aprobó ayer fuertes sanciones de hasta 15 años de prisión para los responsables de extorsión en los denominados prestamos “gota a gota” vinculados al crimen organizado y redes del narcotráfico.

La ley sancionada adiciona el artículo 214 bis en el Código Penal bajo el tipo de extorsión cobratoria.

La sanción aprobada prevé sanciones de cuatro a ocho años a quien haga uso de amenazas e intimidación de forma personal, a través de terceras personas y por cualquier medio de comunicación, con el fin de obligar u obligue a un deudor o sus familiares al pago de la deuda o de la obligación crediticia que le haya sido otorgada.

Las penas subirían de 5 a 10 años:

-cuando la amenaza o intimidación se dirija a una persona menor de edad, adulta mayor o con alguna situación o condición de vulnerabilidad

-el hecho lo cometen dos o más personas

-hay de por medio agresión física o psicológica a la víctima.

-uso de armas o daños a la propiedad

La sanción alcanzaría hasta 15 años de prisión si se prueba que los hechos están vinculados al crimen organizado.

La ley fue aprobada como parte de una serie de proyectos avanzados en consenso por la Asamblea, Poder Judicial y Casa Presidencial para enfrentar la ola de criminalidad que sufre el país.

Bueno pero no es suficiente

La diputada Gloria Navas, una de las impulsoras del proyecto, destacó el avance en la legislación ante dicho fenómeno criminal aunque advirtió no es suficiente. Demandó más prevención.

“Con leyes no vamos a resolver todo el problema”, aseveró.

“La prevención es fundamental, como también lo es completar los proyectos de la ley penitenciaria y la de ejecución de la pena, en que se está trabajando de manera intensa y responsable”, remarcó.

“Es sumamente importante que apoyemos este proyecto, ha sido un clamor ciudadano y es una lucha fuerte contra el abuso de este tipo de conductas”, resaltó.

Enfatizó que el crimen de este préstamo llamado “gota a gota” surgió como un fenómeno hace dos décadas y ha tomado mucha fuerza en Latinoamérica.

“Los criminales encontraron las vías con las personas que no son sujetas de crédito para “lavar” sus ganancias ilícitas” afirmó.

Según Navas , el OIJ sostiene que en los últimos años han aumentado las denuncias por extorsión, donde existen amenazas, lesiones graves y hasta muerte vinculados los préstamos “gota a gota”.

Deja un comentario