Edgar Fonseca, editor

Tras la sorpresiva negativa de Rodrigo Arias, presidente del Congreso, de asistir el viernes a una cita con el presidente Rodrigo Chaves con miras a negociar el Directorio legislativo, el mandatario no tiró la toalla.

“Quedo a la espera don Rodrigo”, escribió Chaves de su puño y letra en la misiva enviada a Arias.

“Mi teléfono y mi despacho están abiertos para usted, que ha sido testigo de que siempre que ha querido lo ha recibido, así como para todos los diputados y todos los que quieran unirse a este tipo de dialogo nuevo y, sobre todo, a quienes están dispuestos a tomar acciones valientes”, añadió el gobernante.

“Es lamentable que usted haya cancelado la reunión que me solicitó hace pocos días”, criticó Chaves.

La negativa de Arias de asistir al encuentro de Zapote se dio tras ataques del presidente Chaves a diputados, instituciones y a la Contralora General de la República, Marta Acosta, durante una gira por puerto Limón, el martes 16 de abril.

No solo Arias declinó asistir al encuentro.

El diputad PLP, Eli Feinzaig, quien el viernes 12 de abril se mostró efusivo con Chaves en Casa Presidencial tras un encuentro para consolidar un bloque opositor-gobiernista, rompió el diálogo y le demandó respeto al Estado de Derecho.

Dicho bloque impulsa la candidatura del diputado PUSC, Horacio Alvarado.

Sin embargo, el presidente del PUSC, Juan Carlos Hidalgo, llamó a sus diputados a cesar las negociaciones con el Ejecutivo tras las manifestaciones de Chaves en Limón.

“¿Hablar de incendiar Limón? ¿Atizar a las personas e incitar a la violencia contra diputados y otros funcionarios públicos? El presidente Chaves está cruzando líneas rojas de una democracia republicana como la nuestra”, censuró Hidalgo en un post X.

“Costa Rica urge de un liderazgo sensato, no crispación”, demandó.

Deja un comentario