PuroPeriodismo/La Prensa, Managua

La general Laura J. Richardson del Comando Sur de Estados Unidos respondió a una consulta hecha por el excarcelado político Félix Maradiaga sobre la presencia de un centro de espionaje ruso en Nicaragua, y dijo que esto le preocupaba y que atraía “actividad maligna” en la región.

“Estoy muy preocupada. No me gusta. Atrae más actividad maligna y dificulta que la región prospere. Es un cáncer y el cáncer se propaga, así que tenemos que estar allí, y tenemos que encontrar alternativas”, dijo Richardson mientras participaba en una conferencia en el Wilson Center, en Washington, Estados Unidos.

Las declaraciones de Richardson se dan después de que Estados Unidos anunció sanciones contra el Centro de Capacitación Policial del Ministerio del Interior ruso que se instaló en Nicaragua en 2017. También sancionó a dos empresas mineras y restringió las visas de varios funcionarios leales al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Por su parte, el embajador ruso en Nicaragua Alexander Khokhólikov calificó las sanciones norteamericanas como una provocación. “Quisiera señalar que estos no son los primeros ataques provocadores contra las misiones rusas en Nicaragua, cuyo objetivo es desacreditarlas y dañar su prestigio, lo que, sin embargo, no afecta a la eficacia de su trabajo”, señaló a través de un comunicado.

PuroPeriodismo/La Prensa, Managua