Edgar Fonseca, editor

El ICE anunció la tarde de ayer viernes el fin del plan de emergencia de racionamiento eléctrico, decretado el jueves 9 de mayo, debido a la mejoría en los embalses de las principales hidroeléctricas y compras de energía regional, en particular, a El Salvador.

Se trató de la mayor alerta en 17 años que prevía apagonazos en todo el país por hasta tres horas desde las 5 a.m. hasta las 10 p.m.

Finalmente no aplicaron las medidas en medio de fuertes cuestionamientos públicos por la falta de planificación institucional ante los embates del fenómeno de El Niño.

La decisión, hecha pública a las 6:30 p.m., la basaron en el aumento de los caudales que alimentan las plantas hidroeléctricas a filo de agua, la mejora en los niveles de los embalses del Instituto (Angostura, Cachí, Pirrís y Reventazón) y el acceso a compras de energía en el Mercado Eléctrico Regional (MER), principalmente desde El Salvador.

Advirtieron, no obstante, que un fallo en cualquiera de los sistemas eléctricos del MER –incluido el SEN costarricense– podría incidir en el abastecimiento nacional, por lo que se aplicaría de nuevo el protocolo de racionamiento de ARESEP.

Llegaron las lluvias y compras a El Salvador

“La llegada de las lluvias, en conjunto con el trabajo de nuestros equipos técnicos, permite que las reservas nacionales de energía inicien su recuperación”, justificó Roberto Quirós, gerente de Electricidad del Instituto Costarricense de Electricidad.

“Con este escenario, podemos levantar la alerta que comunicamos el 6 de mayo”, agregó.

“Nos satisface haber pasado por este lapso sin aplicar cortes del servicio, y seguiremos actuando para evitar eventos similares en el futuro”, añadió.


Levantamiento de alerta

Adjunto comunicado oficial

La tarde de este viernes 17 de mayo, la División de Operación y Control del Sistema Eléctrico (DOCSE, del ICE) –operador del Sistema Eléctrico Nacional (SEN)–, notificó a las empresas distribuidoras, e informó a la ARESEP, el levantamiento de la alerta por racionamiento eléctrico a nivel nacional.

La decisión de la DOCSE se basa en el aumento de los caudales que alimentan las plantas hidroeléctricas a filo de agua, la mejora en los niveles de los embalses del Instituto (Angostura, Cachí, Pirrís y Reventazón) y el acceso a compras de energía en el Mercado Eléctrico Regional (MER), principalmente desde El Salvador.

“La llegada de las lluvias, en conjunto con el trabajo de nuestros equipos técnicos, permite que las reservas nacionales de energía inicien su recuperación. Con este escenario, podemos levantar la alerta que comunicamos el 6 de mayo. Nos satisface haber pasado por este lapso sin aplicar cortes del servicio, y seguiremos actuando para evitar eventos similares en el futuro”, indicó Roberto Quirós, gerente de Electricidad del ICE.

Tanto el Instituto como las demás empresas distribuidoras del país trabajan para darle continuidad al servicio eléctrico en las siete provincias. Se reitera el llamado a la población a consumir energía de forma racional, dado que los recursos renovables enfrentan una alta variabilidad durante la consolidación de la época lluviosa.

En esta coyuntura, el ICE recuerda que un fallo en cualquiera de los sistemas eléctricos del MER –incluido el SEN costarricense– podría incidir en el abastecimiento nacional, por lo que se aplicaría de nuevo el protocolo de racionamiento de ARESEP. De existir eventualidades, se informarán oportunamente.