No se puede separar a Gabriel García Márquez, el escritor, de Gabriel García Márquez, el periodista.
Lo sentencia el periodista colombiano Héctor Feliciano al hacer la presentación del libro Gabo, periodista un volumen que recupera y hace trascender la, también, monumental obra periodística del autor de Cien Años de Soledad. Un suculento plato, sin duda, para los practicantes del oficio y para todos aquellos interesados en conocer a fondo un valioso compendio de los trabajos periodísticos de Gabo para quien el periodismo es “el mejor oficio del mundo”.


Dice Feliciano:  En el caso de García Márquez, su amplia carrera cubrió, como la de muy pocos, la de reportero de calle, de cronista, de columnista, de corresponsal internacional y de periodista que escribía en la prensa de otro país. Fue el periodismo el que le soltó la muñeca y la imaginación al novelista cuando ensayaba en sus escritos diarios lo que aprendía en sus lecturas, o cuando elaboraba su lenguaje particular y desarrollaba temas venideros. Así, en sus artículos y crónicas de los primeros años, García Márquez ponía en práctica o comentaba diariamente lo que descubría en sus lecturas literarias. Al leerlo hoy sabemos directamente, o podemos leer entre líneas, de su conocimiento desde muy joven de Faulkner, Woolf, Proust, Capote, Borges, Kafka o Joyce; o sobre los Buendía y otros personajes; o del origen de algunas ideas y temas que serán expuestos en Cien años de soledad; o, también, sobre su interés marcado por la música vallenata y la cultura popular de su región caribeña. En ese entonces, García Márquez ya trabajaba en el diario El Heraldo, de Barranquilla, y comenzaba a frecuentar casi diariamente el camino del comentario o de la crónica, que siempre proporcionan distancia panorámica. De la crónica, García Márquez terminará por convertirse en uno de los modelos inmejorables en castellano.
Feliciano nos invita así a adentrarnos en esa rica veta reporteril, periodística, puesta de manifiesto de manera brillante por Gabo a lo largo de su trayectoria en 200 hojas que condensan sus “mejores escritos”periodísticos.

Leer más