El periodista español Javier Espinosa, quien estuvo retenido 194 días por terroristas yihaidistas en Siria, narra el cautiverio vivido junto a otros rehenes. Espinosa se salvó de milagro y quedó libre hace un año, según el relato que publica el diario El Mundo de Madrid, del cual es corresponsal. Añade: “Era una retahíla de amenazas que añadir a la larga serie de exacciones psicológicas y físicas, de privaciones y humillaciones, que se convirtieron en la realidad cotidiana de los 23 europeos, estadounidenses y una latinoamericana que permanecieron retenidos durante meses por el Estado Islámico de Irak y Levante -más tarde pasó a llamarse Estado Islámico a secas-.

23 europeos, estadounidenses y una latinoamericana soportaron indescriptibles humillaciones y privaciones durante los meses que permenecieron retenidos por el Estado Islámico.
Un secuestro masivo que concluyó con la ejecución de seis de los cautivos a manos de los radicales y la muerte en un bombardeo de otra rehén, la estadounidense Kayla Mueller, según anunció el propio IS.

Otros 15 presos fueron liberados. Los tres cautivos españoles -Marc Marginedas, de El Periódico de Cataluña, el fotógrafo Ricardo García Vilanova y el autor de este relato- fueron los primeros en abandonar las prisiones del grupo radical, hace ahora un año.

Los fundamentalistas mantienen retenido a un último integrante de este grupo, el inglés John Cantlie, cuyo destino sigue sumido en la incertidumbre.

El Estado Islámico llegó a reunir a periodistas y miembros de organizaciones humanitarias de 11 nacionalidades diferentes -desde EEUU a Rusia, Francia, Inglaterra o España- en un esfuerzo sistemático que les llevó a raptarlos en provincias como Alepo, Latakia, Hama y Raqqa, para concentrarlos en una prisión que pretendían que fuera un remedo del polémico penal estadounidense de Guantánamo.”

Leer más