Alcides Edgardo Ghiggia, el puntero derecho de la selección de Uruguay, que hizo historia en 1950 en el Maracaná al anotar el segundo gol frente a Brasil y arrebatarles a los anfitriones la Copa del Mundo, en lo que se conoce como el “Maracanazo”, “siempre luchó por la vida como lo hizo en el campo de juego”, recordó un hijo suyo. Con su partida, Uruguay está de luto, dice el diario El País de Montevideo.

Añade el diario: “Tras su fallecimiento, el hijo de Alcides, Arcadio Ghiggia dijo a Subrayado que “él siempre luchó por la vida, como luchó en el campo de juego también luchó afuera por su salud, por sus hijos, el destino quiso que justo hoy un 16 de julio se marchara entrando en el vestuario, va a jugar su partido, porque lo están esperando sus compañeros”.

 

Leer más