Granma, el periódico del Partido Comunista de Cuba se mantiene congelado en sus posiciones ideológicas recalcitrantes de cobertura informativa, a pesar del deshielo y el restablecimiento de relaciones diplomáticas con EE.UU., dice un informe especial del reportero Will Grant de BBC Mundo.

“Granma es el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba. Y el partido, según la Constitución de la República, es el que guía a la sociedad cubana. Por lo tanto, la principal misión que tiene Granma es reflejar esta sociedad con sus matices, sus problemas y sus logros”, dice su director Pelayo Terry.

Es consciente de que muchos críticos de Granma dicen que no refleja la sociedad cubana, sino sólo el punto de vista del Partido Comunista. Pero él no está de acuerdo.
“Me parece que a Granma le sigue faltando hoy como periódico acercarse todavía mucho más a la realidad del país. Pero no creo que no lo esté haciendo”.
“Los primeros críticos de que el periódico no es lo que necesitamos que sea, somos los que estamos dentro de él, tratando primero de mejorarlo”, se defiende.
Más que una herramienta de propaganda
Terry admite que Granma no tiene independencia editorial de los funcionarios y las decisiones del partido.
Pero tampoco cree que debería tenerla, ya que, asegura, la razón por la que muchos leen el diario es para enterarse de la posición oficial del gobierno cubano en asuntos del Estado”.

 

Leer más