Tras 18 meses preso en Irán bajo alegados cargos de espionaje, el reportero Jason Rezaian del Washington Post quedó libre pero tanto él como su madre y esposa vivieron momentos tortuosos antes de que lo dejaran finalmente en libertad, dice una crónica del diario estadounidense.

Añade la crónica del reportero Andrew Roth del Post: “Fue la llamada que Yeganeh Salehi había estado esperando durante más de un año. A las 2 pm del sábado,  cogió el teléfono en su casa en Irán y oyó la voz de su marido, el encarcelado periodista estadounidense Jason Rezaian.

“Me han dicho que me voy para el aeropuerto en este momento” , le dijo.

Rezaian, el corresponsal del Washington Post en Teherán, había esta detenido durante 18 meses en la famosa prisión de Evin, por cargos vagos relacionados con espionaje, que él negó. Su esposa, una iraní, lo había visitado casi todas las semanas, para verlo que bajaba de peso y sufría de infecciones periódicas.

Ahora , Rezaian le decía que podrían encontrarse rápidamente para decirse adiós – hasta que pudiera sacarla de Irán, también.

“Nunca había tenido tanta esperanza” , dijo Salehi , de 31 años.

 

Leer más