Tras la muerte del expresidente de El Salvador, Francisco Flores, imputado en un escándalo de corrupción por $15 millones con donaciones de Taiwán, el caso sigue abierto y desafía a la Fiscalía, destaca el sitio El Faro.

En un editorial titulado “Una muerte que desafía a la justicia”, El Faro advierte: “A Francisco Flores le sobreviven muchas preguntas sin responder en el caso de corrupción más relevante en las últimas décadas. Al duro golpe que su muerte supone para su familia, amigos y compañeros de vida política no debe sumarse otro aún mayor a la institucionalidad del país. Si el caso muere junto a Flores, si el caso del desvío de los donativos de Taiwán no se reorienta hacia otros funcionarios de su administración, hacia dirigentes de Arena, y hacia el principal beneficiado con esos fondos, el expresidente Antonio Saca, se confirmará que las acciones de la Fiscalía durante los últimos dos años eran solo una persecución interesada, coyuntural, impulsada por Mauricio Funes y el FMLN contra Flores y la imagen de su partido”.

Leer más