Soldados del ejército de Nicaragua invadieron de nuevo territorio fronterizo costarricense y establecieron un campamento militar en una barra arenosa de la isla Portillos, denunció el Ministerio de Relaciones Exteriores en San José.

La invasión es denunciada un año y un mes después que la Corte Internacional de Justicia de La Haya condenó al régimen de Daniel Ortega por la invasión de isla Calero en noviembre 2010. En la sentencia el más alto tribunal internacional reconoció la zona como territorio de Costa Rica, le ordenó a Ortega retirar tropas y le sancionó a pagar una indemnización por los daños ambientales causados.

“La República de Costa Rica se ha visto forzada a presentar un nuevo caso ante la Corte Internacional de Justicia, como consecuencia del establecimiento de un campamento militar nicaragüense en un sector de la playa de Isla Portillos, que la Corte Internacional de Justicia declaró como territorio costarricense en la sentencia del 16 de diciembre de 2015”, advierte Relaciones Exteriores.
Costa Rica también ha pedido a la Corte delimitar una barra de arena que separa la Laguna Los Portillos, o Harbor Head Lagoon, como la llama Nicaragua, del territorio costarricense, sostiene la cancillería tica.

“La laguna es nicaragüense, adujo el canciller Manuel González en una versión publicada por el diario La Prensa de Managua el 28 de diciembre anterior.

González advirtió que  la isla y su playa son costarricenses.

Explicó que el tratado Cañas-Jerez de 1858 y los laudos Alexander definieron como territorio costarricense todo lo que está a la margen derecha del río San Juan hasta su desembocadura y a la margen derecha de un canal de agua que nutría el laguna desde dicho cauce”, de acuerdo a La Nación.
El canciller González adelantó que la presencia militar nicaragüense será usada en contra de Nicaragua ante la CIJ.
“Es parte de un nuevo tema que tenemos que abordar en esta relación (con Nicaragua). Esto es una pata adicional al banco, una pata más que salió”, sostuvo ante los medios el canciller tico.

Según La Prensa, a fines de diciembre el Gobierno de Nicaragua no había  reaccionado al nuevo reclamo de Costa Rica.

Lo había hecho en noviembre el entonces vicecanciller Denis Moncada, hombre de línea dura, cercano a Rosario Murillo y recién nombrado canciller.

Mediante una carta respuesta el vicecanciller Moncada Colindres (quien es el canciller real) respondió al canciller González, mediante una carta que su reclamo “era infundado”, detalló La Prensa.