Alejandro Brokke, periodista *

No sé si proviene de una estrategia o si fue solo un berrinche… pero no. Ese no es el camino correcto. Sin pretender ser un gurú en comunicación estratégica, hay que tener claro que:
1. No se ataca a los medios, aunque investiguen un tema que le chime.
2. El sarcasmo nunca será un buen recurso de comunicación.
3. Los ataques que carecen de argumentos por el fondo pero apelan a la vía personal, con un poco de cinismo, tienen usualmente un efecto bumerán y poco elegante.
4. Doble puntaje si el ataque es contra una figura:
a) peso pesado de la lucha contra la corrupción
b) consecuente con los ideales del partido que lo llevó al poder
c) con innegable autoridad en la materia, entre la opinión pública
5. Que feo que la primera dama, el ministro de comunicación y quien primero no y luego sí participó de la reunión, le rían el sarcasmo y en cámaras.