Costa Rica eleva crisis de Nicaragua a la ONU/Amenaza estabilidad regional

262

Edgar Fonseca, editor/Foto Relaciones Exteriores

La consuls situación que afronta Nicaragua tras cinco meses de rebelión ciudadana contra el régimen de Daniel Ortega, con saldo de al menos 500 muertes y centenares de presos políticos fue elevada ayer por Costa Rica ante la 73 Asamblea General de la ONU.

“La crisis en ese país tiene potencial de escalamiento con un impacto directo en la estabilidad y el devenir del desarrollo de Centroamérica”, advirtió, en el foro mundial, la Vicepresidenta y Canciller de la República, Epsy Campbell.

“La situación de Nicaragua no es sostenible”, dijo.

“El diálogo sigue suspendido -ya pareciera indefinidamente- y el gobierno ha expulsado a la Misión de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos”, agregó.

“Solicitamos a la comunidad internacional y al Secretario General participar con la diplomacia preventiva y la mediación frente a esos graves acontecimientos”, expresó.

“Cuando se trata de la vida y la dignidad de las personas, de sus posibilidades de vivir libres del temor y la miseria ¡el silencio nos convierte en cómplices!”, enfatizó.

Campbell también  manifestó su preocupación por la situación en Venezuela, el irrespeto al Estado de Derecho y a la propia institucionalidad venezolana, así como las violaciones a los derechos humanos en ese país.

El gobierno, sin embargo, ha sido severamente criticado por no haberse sumado a la denuncia de varias naciones latinoamericanas contra el régimen de Nicolas Maduro ante la Corte Penal Internacional de La Haya.

La administración Alvarado guarda silencio.

Desarrollo sostenible

Entre los principales ejes del discurso de Campbell destacan:

  • Costa Rica está convencida de que el mundo necesita un desarrollo sostenible en lo social, económico y ambiental.
  • Un llamado a la protección de los derechos humanos, con un sistema legal moderno, alimentado por convenciones internacionales de avanzada e inspirado en las necesidades de quienes han sufrido discriminación y prejuicios.
  • “Costa Rica expresa sus convicciones sobre la inclusión y la universalización en el acceso a las oportunidades, invirtiendo en educación, salud y viviend; sobre la democracia, con un sistema electoral robusto, garante de que nadie puede perpetuarse en el poder; sobre la libertad individual, protegiendo el derecho a expresarse, a comunicar y a informarse; sobre su deseo de ser parte de la comunidad de las naciones, confiando en la protección del derecho internacional y las normas de convivencia”, dijo.
  • Abogó por dar fin a la impunidad frente a los crímenes más graves, reafirmó el respaldo al mandato de la Corte Penal Internacional e hizo votos para que aquellos que han tomado la decisión de retirarse, vuelvan a la causa de la justicia.
  • “Sostenemos contundentemente que la Corte es legítima, es una herramienta de justicia internacional y debe fortalecerse. Porque las víctimas merecen justicia. Sobre todo, cuando sus sistemas nacionales no sean capaces de proveerla”, afirmó.