En el naufragio de un paro parcial, los dirigentes sindicales se quieren llevar al país

404

Edgar Fonseca, editor

Se les fue de las manos el movimiento huelguístico a los dirigentes sindicales.

Fracasaron en hacer colapsar las actividades nacionales como lo pretendieron la semana anterior.

Congelados a un paro parcial en la CCSS y el Magisterio, le apuestan, en su naufragio, a multiplicar el caos con los bloqueos y el desabastecimiento de los combustibles.

Les dejan las calles a extremistas y disociadores y a los vándalos que se lanzan a causar el mayor daño posible.

Las acciones delincuenciales en Limón y Puntarenas, el flagrante atropello con los bloqueos en vías clave, la interrupción del libre tránsito de personas, vehículos, mercadería, de exportaciones, el criminal sabotaje en las plantas y el poliducto de Recope, la grotesca agresión al turismo; en fin, este golpe a la imagen del país amigo y civilizado, no debe quedar impune.

Los dirigentes o se deslindan de estas acciones o son cómplices.

La Fiscalía debe llamarlos cuanto antes a cuentas.

El gobierno debe mantenerse firme y no ceder ante la asonada en marcha.

Y limpiar, para empezar, sin más paños tibios, los bloqueos de vías que, como en el caso de Barranca, colapsan una ruta nacional clave.

Una semana de prueba

Tienen a RECOPE en la mira-El gobierno se apuntó un éxito con la intervención, operación y protección de las plantas de la refinadora de eventuales sabotajes, como ocurrió en Moín. Por eso los organizadores de este movimiento la tienen en la mira. Para el gobierno es critico impedir que los huelguistas se apoderen o hagan colapsar los servicios de Recope.

ICE no suspende telecomunicaciones ni energía-Otra institución clave que mantiene en plena operación sus servicios de telecomunicaciones y de energía. Son tiempos de trepidante competencia con las multinacionales de las telecomunicaciones. Cada cliente que se pierda por culpa de la huelga se le debería de facturar, algún día, al salario de estos dirigentes. Tampoco, la entidad se puede dar el lujo de echarse encima a la ciudadanía y a sus clientes cortando el servicio de energía cuando retumban los tambores de la apertura en el sector.

Boicot a la antorcha, un error garrafal-Los sindicalistas hirieron el sentimiento patrio y sabotearon el paso de la Antorcha de la Independencia. Un error monumental que les puede costar más caro de lo que pensaron, si lo hicieron.

Hospitales y clínicas- La afectación no ha sido total. Al mantenerles el suculento enganche salarial, la huelga se desinfló en dicho sector. Cientos y miles de sus servidores siguen en sus puestos.

Escuelas y colegios- Daño irreparable a estudiantes y docentes. Sin embargo, hay actitudes honorables. El TEC merece un reconocimiento por no prestarse al juego.

Fuerza Pública– Condecoración de honor por su noble tarea de hacer respetar el orden y la ley en las temerarias circunstancias que algunos desean imponer. Su intervención fue crucial para impedir el asalto de las turbas a la Asamblea Legislativa.

Limón, Puntarenas, grandes perdedores- Daño brutal a zonas paupérrimas, como ambos puertos, con las escenas de saqueo y vandalismo a la orden del día como consecuencia de este movimiento. Asustan y espantan a cualquier inversionista.

Punto final-Por cada turista que no vuelva al país por culpa de este movimiento, se le debe cobrar a los jugosos pluses de los dirigentes con el aguinaldo.