Al gran terremoto de Nicoya de 2012 lo pudo disparar un sismo lento de seis meses, dicen científicos

741

Edgar Fonseca, editor

El terremoto de Nicoya del 5 de setiembre de 2012 , de magnitud 7,6, pudo haber sido disparado por un sismo lento que estuvo ocurriendo en los seis meses previos al gran remezón sostiene el especialista Marino Protti  en el sitio Ovsicori-UNA.

¿Pudo un sismo lento, que estuvo ocurriendo por 6 meses antes del terremoto de Nicoya del 2012, haber disparado ese terremoto?, plantea Protti.

Esa interrogante la exponen él y otros expertos en la Revista Science Advances.

Explica que  es una contribución más de la red de monitoreo que instalaron en la península de Nicoya en anticipación a dicho terremoto.

Demuestra además, dice, la importancia de operar redes que registren la actividad tectónica si queremos entender los procesos de subducción.

El “gran terremoto de Nicoya” ocurrió a las 8:42 a.m. del 5 de setiembre con epicentro 20 kilómetros al sur de playa Sámara.

No hubo víctimas personales ni heridos graves y los daños materiales fueron moderados.

El mayor terremoto en la historia se registró en Limón, el 22 de abril de 1991,  con una magnitud de 7,7 grados Mw. Hubo 48 muertes en Costa Rica y 79 en Panamá

El terremoto de Nicoya fue catalogado por autoridades sismológicas como el segundo más fuerte en la historia del país.

El de San Estanislao (Cartago), 7 de mayo de 1822, tuvo la misma magnitud.

El sismo dormido previo al de Nicoya

En el resumen del análisis de los científicos sobre dicho terremoto se cita: “Se han sugerido eventos de deslizamiento lento para desencadenar terremotos de subducción. Sin embargo, los ejemplos hasta la fecha se han registrado pobremente, ocurriendo en alta mar, donde los datos son escasos. Una mejor comprensión de los eventos de deslizamiento lento y su influencia en los terremotos posteriores es fundamental para los pronósticos de peligro. Analizamos un evento bien registrado que comenzó 6 meses antes del terremoto de 7.6 Mw (magnitud de momento) de 2012 en Costa Rica. El evento migra a la eventual ruptura de megathrust. La tasa máxima de deslizamiento alcanzó un máximo de 5 mm / día, 43 días antes del terremoto, permaneciendo alta hasta el terremoto. Sin embargo, los cambios en el estrés por falla de Mohr-Coulomb en el hipocentro fueron pequeños (0,1 bar). Nuestros datos contradicen los modelos de nucleación de terremotos que involucran la aceleración de la ley de potencia de resbalones y foreshock”.

“Los eventos de deslizamiento lento pueden resultar útiles para los pronósticos de terremotos a corto plazo”, ratifica el informe.

Ver: Ovsicori-UNA

Ver: Revista Science Advances