Separan a otro sacerdote por denuncia de un menor

229

Edgar Fonseca, editor

Un sacerdote de apellido Guevara, de 52 años, fue removido de sus funciones en la parroquia de Santo Domingo de Heredia ante una denuncia canónica por supuestos comportamientos inadecuados contra un menor que investigan autoridades eclesiásticas.

“Por respeto a la persona denunciante y al proceso de investigación, no podemos ahondar en otros detalles”, consignó un comunicado de prensa de la Arquidiócesis de San José

“La Arquidiócesis de San José manifiesta de manera firme y contundente su compromiso de investigar la verdad ante cualquier denuncia”, añadió la versión oficial de la iglesia.

Se trata del más reciente caso de hechos de estas naturaleza que trasciende en medio de la controversia por otra denuncia penal que se planteó contra un sacerdote de apellido Víquez, por presuntos abusos contra un menor cuando era monaguillo en las parroquias de Tres Ríos y Patarrá, Desamparados.

Abrupta partida

En el caso del sacerdote Guevara, el sitio Facebook de la parroquia de dicha comunidad herediana confirmó su “abrupta partida”.

“El Padre … Guevara ya no está en la Parroquia de Santo Domingo, se ha marchado para atender responsabilidades personales”, cita un post de la parroquia del 23 de febrero.

“Agradece la experiencia pastoral y de fraternidad de la Comunidad Domingüeña, pide ser disculpado por la abrupta partida, pero no podía ser de otra manera, agradece la comprensión de todos los agentes de pastoral”, añade el mensaje. 28″Y manifiesta la bendición que fue la Comunidad para él, lo mismo en este tiempo, donde su salud ha venido quebrantada y de cuidado, pero con un apoyo de todos que le ha infundido ánimo necesario para seguir adelante”, añade el post.

“Se despide encomendándonos en sus oraciones y pidiendo que lo tengamos en las nuestras”, concluye la comunicación.

En medio de controversia

 Este nuevo caso trasciende en una semana en que la iglesia Católica costarricense anunció el lunes la separación de por vida de sus funciones clericales de un sacerdote apellido Víquez contra quien el Juzgado Penal de Desamparados emitió orden de captura internacional.

La sanción de por vida, que le impide ejercer el sacerdocio, fue dispuesta y anunciada por el Tribunal Provincial Eclesiástico de Costa Rica.

El anuncio lo hizo ante la prensa Jason Granados, portavoz de la Curia Metropolitana de San José.

La medida fue avalada por las autoridades del Vaticano.

Víquez salió del país el 7 de enero y al parecer se encuentra en México.

“Impóngase al reverendo padre… sacerdote de la arquidiócesis de San José, pena perpetua y expiatoria de expulsión del estado clerical”, consigna la resolución eclesial.

A Víquez  el tribunal eclesial lo investigó por dos denuncias canónicas de supuestos abusos contra dos menores que sirvieron como sus monaguillos en Tres Ríos y Patarrá.

Solo una de las denuncias, interpuesta por una persona de apellido Rodríguez, fue a la jurisdicción penal.

Otra denuncia de una persona de apellido Venegas se limitó al ámbito de la iglesia.

El 9 de febrero el Juzgado Penal de Desamparados dictó orden de captura internacional en su contra.

El portavoz de la Curia dijo desconocer dónde estaría Víquez.

“No se sabe nada de él todavía.”, respondió el vocero Granados.

“La posición que ha tenido la Iglesia es que dé la cara, que se entregue”, insistió sobre el sacerdote acusado.

Con transparencia

“Se comprueba que ambos fueron víctimas. Se ha actuado con total transparencia, serenidad y sinceridad. La iglesia se solidariza con ambas víctimas”, expresó.

“Las denuncias canónicas –dijo– se conocieron el año pasado.Desde el 2003 lo que había era una queja, no una denuncia”.

“La denuncia –agregó– nunca se había interpuesto hasta el año pasado”.

“Queda demostrado que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario”, puntualizó Granados .

“En el derecho canónico –agregó– pasa lo mismo, siempre las víctimas se han atendido y se han escuchado. Damos por concluido este proceso”, enfatizó.