-Por primera vez en 61 años de revolución, la inmensa Plaza de la Revolución de La Habana se quedó este Primero de Mayo sin celebración obrera, bajo el acecho del covid-19

Edgar Fonseca, editor/Google Images

Lloviznaba cuando amaneció. En la mañana de este 1 de mayo todavía no había caído el célebre aguacero de la suerte que la gente espera como cosa buena nada más comenzar el quinto mes del año. Tampoco se escuchaba el tradicional ruido que en la madrugada anuncia que ha comenzado el traslado masivo para el desfile del Día de los Trabajadores. Mi barrio estaba silencioso y dormido, narra Yoani Sánchez, editora del sitio 14ymedio.com desde La Habana.

Por más de dos décadas —cuenta– desde que vivo en este bloque de concreto cerca de la avenida Rancho Boyeros, he aprendido que a partir de la medianoche del 30 de abril es casi imposible pegar ojo por la fila de ómnibus con gente traída desde barrios y provincias distantes que viene a copar la Plaza de la Revolución. La algarabía lo llena todo en esta fecha.

Pero este año, con el covid-19 que ya se ha cobrado 64 vidas hasta ahora, según las cifras oficiales publicadas este sábado, el desfile fue suspendido. No es una pérdida significativa pues se trata de una convocatoria más pensada para aplaudir al poder que para expresar algún tipo de reivindicación laboral. En este 2020, en lugar de la habitual congregación masiva, los medios nacionales han llamado a aplaudir y conmemorar el día del proletariado desde cada casa. La suerte… es que yo vivo en un piso 14, relata Sánchez.

A este lunes Cuba confirma 69 muertes por coronavirus.

Ver: 14ymedio.com