Edgar Fonseca, editor/Foto Reuters, El Español, Madrid

Leo Messi ha decidido acabar su vinculación con el Barça. El capitán del equipo azulgrana ha enviado un burofax en el que ha comunicado su intención de abandonar la entidad en la que ha desarrollado toda su carrera futbolística hasta el momento y se acoge a una cláusula en su contrato que le permite rescindirlo de manera unilateral. Un anexo que, según el club, venció el día 10 de junio, destaca el sitio El Español de Madrid.

El argentino –según dicho sitio– tras consultar a sus abogados, sostiene que la temporada no terminó de manera natural en junio, si no que lo ha hecho ahora en agosto. Por eso cree que tiene razón y tratará de agotar todas las vías para demostrarlo. De esta manera, el argentino saldría gratis, mientras el Barça quiere acogerse a la cláusula que también se incluía en el mismo contrato y con la que tendrían que pagar 700 millones de euros por él.

El Barça confirmó la llegada de ese burofax que incluía esa intención de Messi de abandonar de forma gratuita el club. Mientras tanto, la Junta Directiva que dirige Josep María Bartomeu está reunida en las oficinas del club de manera urgente para tratar esta crisis que el mismo presidente concibió como “deportiva”, pero los acontecimientos van demostrando que también lo es institucional.

Si el Barça demuestra que el contrato de Messi ponía, literalmente, “10 de junio”, el hasta ahora ’10’ culé tendrá complicado alegar que, habiendo terminado la temporada en agosto, se pueda seguir acogiendo a esa cláusula. Si ninguno de los dos cede en este pulso, la cuestión acabaría en los tribunales donde FIFA también tendría que dar su veredicto. El organismo del fútbol mundial le daría la razón en una de las variables y es que, para ellos, la temporada finalizó en este mes, agrega El Español.

Ver: El Español, Madrid