Edgar Fonseca, editor/Foto Seguridad

Con el hallazgo de un cargamento de 2.9 kilos de cocaína en un contenedor cargado de banano, listo para salir hacia Amberes, Bélgica, el domingo en Moín, las autoridades han detectado en lo que va del año 12.5 toneladas de esa droga en contenedores, confirmó Seguridad.

Camuflados en 117 maletines negros

El más reciente cargamento fue detectado en un contenedor en la megaterminal de APM Terminals donde agentes PCD revisaron 117 maletines negros en los que hallaron la droga.

Los agentes comprobaron que contenían 2.903 paquetes con aparente cocaína, cada uno con un peso aproximado a un kilogramo, por lo que procedieron a su decomiso.

La intervención policial se dio gracias al análisis y selección de varios contenedores para ser escaneados. Y analizándose las imágenes en el centro de inspección remota, se observaron anomalías en un contenedor que saldría ayer domingo. 

Por ello se ordenó la inspección que derivó en detectar el contenido de droga. 

Decomisos al alza

Según un reporte de Seguridad del 10 de setiembre, los decomisos totales de cocaína han ido al alza en los últimos tres años. Se pasó de 27.9 toneladas en 2018 a 29.7 toneladas en 2019 y a 30.3 toneladas hasta setiembre.

La cifra de 2018 contrasta con la que reportan autoridades estadounidenses de la Oficina Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL por sus siglas en inglés) que cita que los decomisos en dicho año ascendieron a 33.5 toneladas.

“En 2018, Costa Rica incautó 33,5 toneladas métricas de cocaína, la mayoría a través de interdicciones marítimas, estableciendo un nuevo récord y reforzando su reclamo como uno de los socios estadounidenses más receptivos y efectivos de la región, a pesar de su tamaño relativo”, destaca el más reciente reporte de INHL.

Dicha agencia estadounidense también resalta su poyo a las autoridades ticas para enfrentar a la mafia internacional narco.

“INL ha invertido mucho en la capacidad de Costa Rica para proteger sus fronteras, incluida la creación de una Policía Fronteriza dedicada. INL también ha apoyado la capacidad de la Guardia Costera de Costa Rica para controlar su dominio marítimo y ayudar con los esfuerzos de interdicción de los EE. UU.”, citan.

“En la zona marítima del Pacífico y el Caribe con mucho tráfico a través de capacitación intensiva y la donación de botes y equipo. En abril de 2018, INL, en colaboración con la Guardia Costera de los EE. UU. (USCG), donó tres antiguos cortadores de 110 pies de clase de la isla de la USCG, estableciendo la primera capacidad de aguas azules de Costa Rica”, agregan.

“La Guardia Costera de Costa Rica ahora puede patrullar toda la extensión de la Zona Económica Exclusiva de Costa Rica, que se extiende 550 millas náuticas hacia el Pacífico. INL también apoya una Unidad de Interdicción Marítima de 20 personas que utiliza inteligencia para respaldar las incautaciones de drogas a lo largo de la costa del Pacífico de Costa Rica y reclamó el 20 por ciento de todas las interdicciones en 2018”, sostiene el ente norteamericano.

“La Oficina Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) trabaja en estrecha colaboración con socios de seguridad costarricenses para desarrollar capacidades y ayudar a las comunidades desfavorecidas. A través de la cooperación y asistencia de INL y otras agencias de aplicación de la ley, Costa Rica se enfrenta a su problema de tráfico de drogas, interceptando y confiscando niveles récord de drogas ilícitas en 2019 y nuevamente en 2020”, resalta el más reciente informe de dicha agencia.