Edgar Fonseca, editor/Infografía La Prensa, Ciudad Panamá

La economía de Costa Rica decrecerá -5.5.% en el presente año, según un estudio de CEPAL divulgado este jueves por el sitio La Prensa de Ciudad Panamá.

Será la segunda economía regional con menos decrecimiento.

La de menor caída es la de Guatemala con -4.1%

El Salvador es la de mayor contracción con -8.6% y de segunda la de Nicaragua con -8.3%; Panamá decrecerá -6.5% y Honduras: -6.1%, añade CEPAL.

Lenta nivelación

Igualar el crecimiento económico de 2019 en los países de la región tomará años y posiblemente hasta una década, según las proyecciones para 2020, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), cita La Prensa.

En su último informe denominado, Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2020: principales condicionantes de las políticas fiscal y monetaria en la era pospandemia de Covid-19, el organismo analizó tres escenarios para proyectar el crecimiento económico tras los efectos de la pandemia del coronavirus que ha provocado el cierre de miles de empresas y millones de desempleados, cita el informe.

Escenario optimista

En un primer escenario optimista, si el crecimiento del producto interno bruto (PIB) llega a 3% en promedio, en 2023 se igualaría el crecimiento al de 2019. Sin embargo, si la región tuviera un crecimiento del PIB de 1.8% en los siguientes años, en 2025 habría un crecimiento igual al de 2019. Pero en un marco más pesimista, si el crecimiento es de menos de 1% en los siguientes años, la recuperación tardará por lo menos una década para igualarse al PIB de 2019.

“Estos escenarios los hemos hecho para demostrar que la recuperación va a ser mucho más lenta y que tenemos que prepararnos para saber que esta recuperación no se va a dar ni en el 2021, ni en el 2022, ni en el 2023”, advirtió Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, según dicho sitio.

Entre las medidas a aplicar recomienda que los países se enfoquen en una política fiscal expansiva, dirigida a aumentar los ingresos del sector público a través de la recaudación tributaria y reducir la evasión fiscal para preservar la estabilidad.

En Panamá temen lo peor

En el caso particular de Panamá, se pronostica que la economía del país se contraerá un 6.5% en 2020 como consecuencia de las medidas implementadas para enfrentar la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Esta proyección está por debajo de la de varios organismos y la del propio Ministerio de Economía y Finanzas que hace una estimación de -9% para el cierre de 2020, destaca La Prensa.

Señala la Cepal que la mayor afectación ocurriría en el segundo y el tercer trimestre del año y, a partir del cuarto trimestre, se produciría una ligera recuperación.

“Si bien, en su serie original, el índice mensual de actividad económica correspondiente a marzo de 2020 aún revelaba un crecimiento interanual del 0.58% (2.96% en el mismo mes de 2019), en mayo registró una fuerte caída del 40.9%”, precisa la Cepal sobre Panamá.

El déficit podría estar cerca al 7.0% del PIB, ante la contracción del turismo, las reexportaciones de la Zona Libre de Colón y la actividad del Canal de Panamá, añade el sitio.

Igualmente, el flujo neto de inversión extranjera directa (IED) disminuirá y se ubicará en torno al 4.5% del PIB.

La implementación de medidas para enfrentar la pandemia y la caída de la recaudación darán lugar a un déficit fiscal de 6.0% del PIB, 3 puntos porcentuales del PIB por encima del déficit registrado en 2019. En este sentido, en abril de 2020, el presidente de la República Laurentino Cortizo sancionó la Ley 139, que permite utilizar el Fondo de Ahorro de Panamá y disponer de hasta $1,300 millones para financiar las medidas de emergencia.

Debido al cierre de cientos de empresas y la suspensión de contratos laborales, al final del año unas 400.000 personas estarían desempleadas en Panamá, según la estimación de la Cepal.