Edgar Fonseca, editor

El empresario José Álvaro Jenkins, recién electo presidente de UCCAEP, justificó hoy un acuerdo que suscribieron la noche del jueves con los dirigentes del Movimiento Rescate Nacional, vinculados a una grave ola de hechos de violencia en el país en las últimas dos semanas contra un eventual acuerdo con el FMI y nuevos impuestos.

“Las conversaciones sostenidas con el movimiento Rescate Nacional se lograron conducir como alternativa ante una situación que se ha vuelto crítica y caótica para todo el país y que por ende requería de acciones extraordinarias para garantizar el ambiente de paz social necesario para no seguir afectando el empleo y la movilidad de toda la población”, dijo Jenkins en medio de una fuerte crítica pública a dicho acuerdo con ese movimiento.

Jenkins rechazó ir a una mesa multisectorial de diálogo con el gobierno y firmó con los dirigentes del movimiento de protesta.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del sector Empresarial Privado (UCCAEP) sostuvo que actuó “de forma diligente al lograr un acercamiento” con el grupo cuyos dirigentes fueron citados por la Fiscalía para que respondan por supuestos delitos contra el orden público en medio de la ola de protestas.

Según la UCCAEP, ese acercamiento “permitió levantar los bloqueos que afectaban las carreteras del país, e iniciar un diálogo de acción inmediata que permita generar consensos para solventar la crisis económica y social que afecta a Costa Rica”.

El presidente Carlos Alvarado censuró el acuerdo del conglomerado empresarial con los dirigentes del movimiento de protesta y dijo que con una “firma espuria” hablan de levantar bloqueos, cuando fue el diálogo propulsado por el gobierno y las acciones de la Fuerza Pública los que contribuyeron a restablecer el orden en distintas localidades.

Revela conversaciones

Jenkins ratificó que las conversaciones con los líderes de las protestas “se lograron conducir como alternativa ante una situación que se ha vuelto crítica y caótica para todo el país y que por ende requería de acciones extraordinarias para garantizar el ambiente de paz social necesario para no seguir afectando el empleo y la movilidad de toda la población”.

Según la UCCAEP, informó a su Consejo Directivo sobre este acercamiento y recibió el apoyo unánime en aras de tener una alternativa viable de construcción de acuerdos.

Este viernes la Cámara Costarricense de la Construcción denunció el pacto y negó que hubiese estado enterada de dichas conversaciones.

El ente empresarial sostiene que en 4 oportunidades se le indicó al Gobierno sobre las acciones que se estaban realizando y que la plataforma era robusta para que se cimentara un foro de diálogo real y balanceado, no obstante, desoyó al sector empresarial.

Dadas esas condiciones –alegan– la Unión de Cámaras no solo busca contribuir a promover el ambiente de paz social que tanto urge para reactivar la economía y la generación de empleo, sino que además pretende facilitar una plataforma diálogo multilateral y abierto, en el que prive la confianza y donde todos los sectores de la sociedad civil tengan la oportunidad de plantear sus inquietudes y propuestas.

UCCAEP sostiene que el espacio propicio para este diálogo multilateral se encuentra en el Foro Multisectorial de Diálogo Nacional propuesto por la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras del Banco Popular.

El Foro de Diálogo Multisectorial promovido por la Asamblea deTrabajadores y Trabajadoras es un espacio de discusión transparente y abierto a quien se quiera unir. Además, se convierte en una mesa de negociación de carácter permanente que podrá trascender incluso los gobiernos y no restringirse solo a unos meses y a una agenda limitada, agrega el comunicado de UCCAEP.

Finalmente –cita el mensaje–bUCCAEP reiteró su compromiso con el respeto a la institucionalidad del país y por velar por encontrar las fórmulas necesarias para generar paz social y trabajo, cita el mensaje divulgado esta tarde de viernes tras una fuerte ola de críticas públicas.