Edgar Fonseca, editor

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, denunciado por abusos autoritarios y antidemocráticos, ironizó sobre la emergencia sanitaria de Costa Rica por la pandemia y la crec¡ente presión sobre unidades de cuidados intensivos.

“Nuestros hermanos de Costa Rica ya solo tienen 8 camas para pacientes en cuidados intensivos”, afirmó en un tuit el mandatario denunciado por organismos de derechos humanos por el creciente rumbo autoritario y de deterioro de las instituciones salvadoreñas.

“Aquí hay 700 disponibles”, dijo Bukele, contra quien congresistas estadounidenses, el más reciente Robert Menéndez, demandan investigación y presión de sus actuaciones .

“Lo menos que podemos hacer es ofrecerles atender a 100 pacientes costarricenses en nuestras UCIs”, agregó Bukele, cuya administración enfrenta cuestionamientos por supuestos actos de corrupción en millonarios gastos en insumos sanitarios.

“Solo coordinemos el traslado”, ofreció Bukele luego que el gerente médico de la CCSS, Mario Ruiz dijo que el sistema hospitalario está al borde de la saturación en las unidades de cuidados intensivos.

Casa Presidencial en San José no tenía ninguna reacción ante dicho ofrecimiento.

“No de momento”, respondió una fuente oficial a las 11:34 a.m. ate consulta de este editor.

Bukele lanzó el tuit a las 7:41 pm. del miércoles y lo mantiene fijo en su cuenta Twitter, con múltiples reacciones de medios y seguidores.

Patricia Pineda, embajadora de El Salvador en San José, lanzó un tuit a las 7:58 p.m. y se puso a la orden de su presidente.

“A la orden y su disposición señor Presidente Nayib Bukele En nuestra Embajada estamos prestos a indicaciones para asistir a nuestro hermano pueblo costarricense”, dijo la embajadora Pineda.

Los ofrecimientos de Bukele se dan mientras se mantienen cuestionadas las cifras de manejo de la pandemia y obras que prometió para enfrentar la emergencia como el hospital El Salvador.

El 10 de noviembre, la Fiscalía General inició investigaciones de alegados actos de corrupción en la adquisición de insumos sanitarios por parte del gobierno de Bukele.

Recolectar información relacionada al manejo de la emergencia nacional por Covid-19, por diversas denuncias de corrupción. Ese fue el principal motivo del allanamiento realizado ese día en las oficinas centrales del Ministerio de Salud, según el jefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General de la República (FGR), Germán Arriaza, consigna el diario La Prensa Gráfica de San Salvador.

Varios fiscales revisaban documentación en las instalaciones de la dependencia gubernamental, incluyendo el despacho del ministro Francisco Alabí, agregó el medio.

Promesa de gigantesco hospital sigue en el aire

Siete meses después de su anuncio, la construcción del edificio anexo del hospital El Salvador parece una obra interminable, denunció en octubre el sitio independiente El Faro, cuyo director, Carlos Dada, es sujeto de persecución por dicho gobierno.

“Vamos a construir el hospital más grande de Latinoamérica”, dijo Bukele, durante una conferencia de prensa del 16 de marzo de 2020, donde también anunció el proyecto del hospital anexo, en el parqueo del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco), y que consiste en la construcción de un edificio de hospitalización general de tres niveles, a base de marcos de acero estructural, con capacidad aproximada de 1,200 camas de atención general, agregó el medio sin que lo hubiesen concluido aún. 

—————————————————————————————————————————————————————-En la mira de EE.UU.

En marzo el Departamento de Estado de EE.UU., denunció las actitudes autoritarias de Bukele tras haber intervenido el 10 de febrero el Congreso salvadoreño con un contingente militar como presión para que le aprobaran un crédito multimillonario de seguridad.

“Cuando la Corte Suprema de Justicia resolvió que el presidente Nayib Bukele necesitaba aprobación de la Asamblea Legislativa para ejecutar su orden ejecutiva de obligar a los salvadoreños a quedarse en casa, el presidente Bukele afirmó que esta no tenía la autoridad para decidir sobre el estado de emergencia”, consignó un documento que el Departamento de Estado de Estados Unidos dirige a ambas cámaras del Congreso de ese país, donde se aprueban los fondos y se concreta la política exterior estadounidense. En este, expresa numerosas preocupaciones por la gestión del presidente Nayib Bukele, destacó en aquella oportunidad El Diario de Hoy de San Salvador.

El documento hizo duros señalamientos al gobierno de Bukele por debilitar la democracia, el estado de derecho y la institucionalidad.

Según este documento, desafiar públicamente una resolución judicial de la Sala de lo Constitucional, como se cita arriba, fue visto “como un esfuerzo por debilitar, en lugar de fortalecer, las instituciones públicas”.

El gobierno de EE. UU. –según Diario de Hoy– se sumó a advertir que Bukele pone en peligro, con sus acciones y su retórica, la institucionalidad. Esto ha sido ya dicho por organizaciones locales; reconocidos medios internacionales como The Economist, el New York Times, el Washington Post o el Wall Street Journal; y prestigiosas instituciones globales como Human Rights Watch, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o las Naciones Unidas.

Esta es, sin embargo, la primera vez que Washington se pronuncia de manera contundente sobre el desdén por las reglas democráticas del presidente Nayib Bukele, enfatizó el diario.