Edgar Fonseca, editor

Dos oficiales policiales detenidos por el OIJ como sospechosos en el misterioso robo de armas perpetrado la madrugada del sábado en la Academia Nacional de Policía en La Roxana, Pococí, facilitaron el ingreso del grupo de asaltantes al sitio, reveló este miércoles Walter Espinoza, director del OIJ.

Ambos son de apellidos Madrigal y León, respectivamente. Fueron detenidos el martes a las 5 p.m. El primero en Hatillo 8 y el segundo en La Roxana de Pococí.

Dichos oficiales estaban en primera línea de ingreso de seguridad a la academia y estaban encargados del sitio donde custodiaban las armas hasta donde llevaron al grupo que asaltó el inmueble, confirmó Espinoza.

“Están directamente relacionados con la sustracción de armas que ocurrió el sábado en la Academia Nacional de Policía”, ratificó Espinoza

Los asaltantes permanecieron en el sitio unos 40 minutos.

El asalto lo perpetraron a eso de las 3:30 a.m.

Se presume que al sitio ingresaron al menos cuatro individuos, fuertemente armados, con ropa negra, sus rostros cubiertos y gorras.

Según el jerarca del OIJ, los dos oficiales sospechosos facilitaron que los asaltantes culminaran con la sustracción de las armas, chalecos, equipos de radio, entre otros.

Se estima que robaron al menos 10 fusiles AR-15, Sig Sauer, 15 pistolas Beretta.

El armamento y demás equipo robado fue localizado la noche del domingo en dos residencias allanadas en el barro El Nido Dos de Pococí.

Omitieron datos

Los oficiales fueron entrevistados inicialmente como testigos pero luego las autoridades sospecharon de su participación.

Según el director del OIJ, ambos omitieron datos de las bitácoras policiales a su cargo.

Y omitieron información de “acontecimientos” que ocurrieron en la academia antes del asalto del sábado.

Espinoza no detalló a qué se refería con esto.

Sin embargo, aseguró que esperan esclarecer “más hechos” relacionados con el caso.

Ya indagados

La Fiscalía Adjunta de Pococí confirmó que ya tomó la declaración contra ambos, informó el OIJ este miércoles.


Tanto estos imputados, quienes laboran como oficiales de Fuerza Pública en dicho lugar, como un sospechoso de apellido Espinoza, preso el sábado, permanecen detenidos a la espera de que la audiencia de solicitud de medidas cautelares sea programada, agregó Sharon Hernández, portavoz del Ministerio Púbico.

El caso se mantiene en investigación, bajo la causa 21-000528-0066-PE, confirmó.

La versión de la detención de los oficiales fue confirmada la noche del martes por el ministro de Seguridad, Michael Soto.

Inicialmente no trascendieron sus identidades.

“Doloroso y bochornoso”

Horas antes, el ministro Soto calificó el incidente de “doloroso y bochornoso” en una comparecencia en la comisión legislativa de Seguridad y Narcotráfico.

“Fue doloroso, complicado, bochornoso, sonrojante”, dijo Soto ante los diputados de la comisión.

“No sé qué adjetivos más utilizar”, enfatizó.

Relató que tras la alerta del alegado asalto, coordinaron con el OIJ al para corroborar el paso a paso de los hechos.

Soto ratificó ante los legisladores que quienes perpetraron el hecho, al menos cuatro individuos fuertemente armados, con ropa negra y cubiertos sus rostros, contaron con “información privilegiada”.

El OIJ fue alertado del asalto, aproximadamente a las 5 a.m., hora y media después de suscitados los hechos, y hasta las 7:31 a.m. recibieron una denuncia formal.

Un individuo nicaragüense de apellido Espinoza de 26 años fue el primer detenido en conexión con lo acaecido, el domingo, en el barrio El Nido Dos de Pococí.

En una casa allanada en ese sitio, las autoridades hallaron 10 fusiles Sig Sauer, Ar-15 y 15 pistolas Beretta de las sustraídas en la academia policial.

También hallaron municiones, equipos de radio y chalecos policiales.

La academia carece de cámaras de vigilancia.

El día del suceso la mayoría de estudiantes había salido de fin de semana libre y solo quedaban ocho oficiales de turno.