Edgar Fonseca, editor-El país logró “aplanar” la agresiva tasa de contagios covid-19 que lo sacudió en las últimas semanas, destaca el más reciente informe del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica que sostiene que la ola pandémica está en fase descendente.

Según el informe, la tasa de reproducción de la pandemia en Costa Rica cruzó el crítico umbral de R=1 el día 15 de mayo y según datos actualizados al 28 de mayo se ha llegado a R=0,96, estimación que corresponde a contagios ocurridos 6 días atrás. 

El pico de esta ola pandémica ha quedado atrás con 2.460 diagnósticos diarios en promedio o una incidencia de 464 casos por millón de habitantes, añade el estudio.

El país está en la fase descendente de la ola y, además con una tasa R a la baja, ratifica.

Según dicho reporte, se proyecta en un escenario optimista de baja continuada en la tasa R que dentro de dos meses –fines de julio– el país estará reportando 500 diagnósticos diarios. 

La cantidad de personas hospitalizadas también ya ha iniciado el descenso y esta tendencia será más clara en los días venideros.

En el escenario optimista de proyección, la ocupación de camas llegará a una situación más manejable hacia fines de junio con una ocupación de 800 camas, 300 en cuidados intensivos, cita el estudio UCR. 

Destaca que el porcentaje de personas adultas mayores en los nuevos diagnósticos continúa disminuyendo por efecto de la vacunación focalizada en ellas, lo que ha evitado que la curva de fallecimientos diarios crezca a un ritmo mayor. 

El reporte estima que solamente en la semana que termina, aunque fallecieron 65 personas adultas mayores, se evitó el fallecimiento de otras 90 personas lo que constituye un logro mayúsculo de la vacunación en orden de edad de mayor a menor.

Especial PuroPeriodismo: Informe Centro Centroamericano de Población UCR

Superado umbral crítico de la ola

El informe destaca que se puede establecer con precisión que el día 15 de mayo la tasa de reproducción del Covid-19 en Costa Rica cruzó el crítico umbral de R=1.  La estimación más reciente con datos actualizados al 28 de mayo de 2021, es de R = 0,96  con una tendencia claramente descendente desde el máximo de R=1,38 del 15 de abril. 

Aclararon que hay un rezago de aproximadamente 6 días entre el momento en que ocurre el contagio y el reporte del diagnóstico, de manera que el estimado más reciente corresponde a contagios probablemente ocurridos el sábado 22 de mayo, añadieron. 

Aplanada la curva

Según dicho estudio, el haber cruzado el umbral de R=1 significa que el país llegó al pico de la ola pandémica: logró “aplanar la curva” y, mejor aún, ha iniciado un descenso en la curva de contagios diarios, que puede ser muy rápido en la medida en que siga reduciendo la tasa de contagios. El pico de la curva ha quedado definido en 2.460 diagnósticos diarios como promedio (o 464 casos por millón de habitantes), aproximadamente el doble que el pico de la previa ola pandémica alcanzado a mediados de septiembre del año pasado.

En la senda correcta pero…

Sobrepasar el pico epidémico, así como el descenso de la curva en que ya estamos inmersos, son noticias muy alentadoras de que Costa Rica está en la senda correcta, pero de ninguna manera debe ser motivo para relajar las conductas que evitan los contagios.  Como bien nos lo recuerdan los montañistas, el momento quizás más peligroso de la escalada está en el descenso de la montaña cuando con frecuencia ocurren las peores tragedias, alerta el informe del Centro de Población UCR.

¿A qué se puede atribuir la vigorosa tendencia a la baja de la tasa R que se observa desde mediados de Abril?

Según el análisis, una respuesta clara puede estar las restricciones sanitarias a la circulación y aforo que las autoridades empezaron a aplicar a partir del sábado 17 de abril (restricción vehicular en fines de semana) y ampliaron en días subsiguientes. 

Estiman muy muy probable que la población haya modificado su conducta en respuesta a reiterados mensajes públicos y a las noticas de la gravedad de la situación en los hospitales. 

Tampoco descartan la posibilidad de que la baja se origine en un agotamiento del reservorio de susceptibles en las redes o comunidades en donde estaba circulando el virus.  Las tres posibilidades son plausibles y no tenemos los datos para determinar la contribución de cada una de ellas.

Las restricciones sanitarias adicionales iniciadas el 18 de mayo apenas estarían empezando a tener un efecto sobre la tasa aquí reportada.   El efecto del cierre de establecimientos educativos a partir del 24 de mayo obviamente no puede estar presente aún, consignaron.

A dos meses

Según el informe, si, en un escenario optimista, la población costarricense continúa reduciendo la tasa de contagio hasta alcanzar y estabilizarse en una R=0,85, a fines de julio el país estará reportando cerca de 500 nuevos diagnósticos por día y estará acercándose a condiciones que permitan levantar las restricciones sanitarias más severas.  Este escenario, aunque optimista, es factible de alcanzar.

Un escenario neutro –según dicho estudio– proyecta que la tasa de contagio desacelerará su caída y se estabilizará en R=0,95. Este escenario llevará a menos de 1.400 diagnósticos diarios a fines de julio, cifra que es todavía alta y que apunta a la necesidad de mantener las restricciones y conductas poblacionales que hicieron posible la baja en R y que harían realidad el escenario optimista.

Un escenario pesimista –advierten– en que dentro de pocas semanas se levantan las restricciones de circulación y aforo y la población retorna a conductas que facilitan los contagios, la tasa aumentaría a R=1,05 y el país entraría en una nueva ola pandémica con más de 2,000 diagnósticos diarios a mediados de julio.