PuroPeriodismo/Foto AP, dw.com

La situación tras las devastadoras inundaciones sigue siendo tensa en el oeste de Alemania, donde se lucha por restablecer los servicios básicos, mientras en el este y sur del país empezaron a remitir las precipitaciones y con ello el riesgo de nuevos desbordamientos, informa el sitio oficial alemán dw.

Las autoridades no reportaron nuevos balances de víctimas mortales en el oeste, que ayer se situaban ya en los 161 muertos entre los dos estados más afectados por la catástrofe, Renania Palatinado y Renania del Norte-Westfalia, agrega dicho sitio.

Los equipos de protección civil, bomberos y ejército trabajan para asegurar diques y márgenes de los ríos desbordados, especialmente en la cuenca del Ahr, afluente del Rin, el punto crítico de la catástrofe, con 110 muertos.

En vastas zonas sigue cortado el suministro eléctrico y también de agua potable, que debe ser transportada desde otros puntos de la región. Tampoco se ha logrado normalizar el transporte ferroviario, especialmente en lo que concierne a los trenes regionales. Unas 80 estaciones de ambos “Länder” quedaron anegadas por las aguas.

En Baviera, en el sur, y en Sajonia, en el este, se ha logrado rebajar la tensión, tras la alarma del domingo (18.07.2021) por el desbordamiento de algunos ríos y los temores a que con ello se produjeran también en esa parte del país corrimientos de tierras como los registrados en el oeste, añade dw.